114 toneladas de alimentos fueron decomisados desde bodega clandestina por falta de condiciones sanitarias

Esta mañana fiscalizadores de la Seremi de Salud iniciaron el retiro de las 114 toneladas de alimentos decomisados desde una bodega clandestina de la Población San Juan Coquimbo.

Este decomiso forma parte del plan preventivo de Fiestas Patrias que desarrolla la Seremi de Salud, y significó la clausura del lugar y el inicio de un sumario sanitario donde se recogerán todas los antecedentes y las declaraciones de los involucrados para aclarar las circunstancias en que funcionaba.

La bodega consistente en dos contenedores refrigerantes están ubicados al interior de un taller mecánico, y no cuenta con ningún tipo de autorización sanitaria. Uno de los conteiner contenía productos del mar, y el segundo conteiner contenía mermas de supermercados, es decir productos a punto de vencer y también productos vencidos consistentes en cecinas, vienesas, quesos, y verduras congeladas.

“Es una bodega que no cuenta con autorización sanitaria, eso significa que no existe ningún control, no sabemos cual es la calidad y control de la temperatura y los pasos que se han seguido, están instalados en un taller mecánico lo que tampoco corresponde, con suelo  con aceite para que no levante polvo, etc. , y como nosotros no tenemos la seguridad de cómo se han manejado los productos no podemos garantizar que estén en buena calidad, sin embargo por el solo hecho de no estar autorizados debemos hacer el decomiso y la destrucción”, señaló la Secretaria de Salud.

Cabe señalar que los inspectores sanitarios llegaron hasta el lugar buscando a los distribuidores de cecinas “San Pablo”, puesto que el miércoles 9 durante una inspección en una carnicería de la Parte Alta encontraron un producto de dicha marca con fecha de elaboración correspondiente a ese mismo día, lo que causó la extrañeza de los fiscalizadores ya que la empresa es de Santiago, por lo tanto sospecha de adulteración.

Al llegar al lugar  se encontraron con los sistemas de refrigeración de los conteiner apagados, constatando además la falta de autorización  sanitaria y las diversas faltas al código sanitario como funcionar al interior de un taller mecánico, falta de un control de temperatura, pérdidas de vacío y cadena de frío, inadecuado sistema de almacenamiento, cercanía con residuos peligrosos, etc.

El decomiso está siendo trasladado durante esta tarde en camiones contratados por la Seremi de Salud y vigilado su proceso de desnaturalización y destrucción en el Vertedero del Panul para evitar cualquier tipo de pérdida o consumo. Los dueños del local se exponen a multas que pueden llegar eventualmente hasta las 1000 UTM, hecho que será definido al cerrarse el sumario, ocasión en que deberán presentar sus descargos y nuevos antecedentes, investigación en el cual se incluirá también a los supermercados para aclarar en qué circunstancias llegaban las mermas hasta este lugar.

 

Compartir en .....