Expertos debatieron sobre los desafíos de la reforma a la salud en la UCN

Eugeniaortiz-osvaldoiribarren-viviananovoaEl Magíster en Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte realizó, un foro panel con el propósito de profundizar en el tema de los desafíos que plantea la reforma a la salud, desde la perspectiva del rol que cumplen las autoridades sanitarias, las redes asistenciales y la Superintendencia de Salud.

 

La jornada tuvo como relatores invitados al seremi de Salud, Dr. Osvaldo Iribarren; a la Dra. Eugenia Ortiz, jefa del Subdepartamento de Gestión y Planificación Sanitaria del Servicio de Salud Coquimbo; y a Viviana Novoa, agente regional de la Superintendencia de Salud, quienes se refirieron a las políticas públicas de la actual reforma sanitaria.

Esta Ley empezó a gestarse a principios del 2000 – la que ha tenido modificaciones y mejoras a través de los años- con el propósito de fortalecer el rol tanto rector como regulador de la autoridad en el sector público y privado, además de definir las normas, obligaciones y reglas para todos los prestadores de servicios, mejorar la fiscalización y desarrollar nuevas capacidades que garanticen la protección y promoción de la salud.

Nuevos cambios a la reforma

Según los expertos, lo más importante de esta nueva reforma es lo relacionado con asegurar el acceso a los servicios de salud a la población. A raíz de esta necesidad nace el plan de Garantías Explícitas de Salud, GES, que vino a reemplazar al Plan de Acceso Universal de Garantías Explícitas, AUGE.

La finalidad del GES es garantizar la cobertura de un número de enfermedades de salud por parte de Fonasa y las Isapres, la calidad de la atención por un prestador de servicios, la garantía de las prestaciones de salud en las etapas de diagnóstico, tratamiento y seguimiento, y finalmente, la protección financiera, entendida como el pago que deberá efectuar el afiliado, que considera el monto de sus ingresos.

Asimismo, para la Dra. Muriel Ramírez, Directora del Magíster de Salud Pública de la UCN, el cambio fundamental, desde el punto de vista de la estructura de la reforma, se logra a través de la Ley 19.937, normativa relacionada con la autoridad sanitaria, que separa las funciones de gestión de redes asistenciales y las de salud pública, como también la fiscalización de las prestaciones públicas de salud. De esta forma, los servicios de salud pasan a gestionar las redes asistenciales y las secretarías ministeriales de salud se transforman en autoridad sanitaria regional.

Desafíos

Durante el foro-panel, los especialistas invitados analizaron el desarrollo experimentado por la reforma de salud durante todo su proceso de implementación, desde el 2005 a la fecha. En este contexto, destacaron hitos ligados directamente con el bienestar de nuestra sociedad, el reconocimiento de las prioridades sanitarias y la reorientación de las estrategias y los recursos para dar respuesta a las demandas de las comunidades.

No obstante, para ellos, todavía hay retos que esta reforma debe superar. La Dra. Eugenia Ortiz, jefa del Subdepartamento de Gestión y Planificación Sanitaria del Servicio de Salud Coquimbo, centra los desafíos en “poder alcanzar mejores estándares de calidad que otorguen una atención de salud de primer nivel y poder cerrar las brechas que impiden realizar esa prestación de servicios a la población”.

A su juicio, otro reto de la actual ley, desde la mirada del recurso humano, es “flexibilizar la gestión, aumentar su cantidad y las capacitaciones, así como disminuir la brecha referente al número de especialistas, tanto en el ámbito médico como las profesiones paramédicas. También, aclarar algunos aspectos sobre el financiamiento de establecimientos que no son autosustentables y avanzar en el mejoramiento y cierre de brechas existente en los establecimientos de la red asistencial”.

Para Viviana Novoa, agente regional de la Superintendencia de Salud, un desafío que presenta esta reforma es fortalecer el rol de la Superintendencia, cuyo papel es regular y fiscalizar a todos los prestadores de salud públicos y privados, respecto de su certificación y acreditación. Con esto último, dijo que se busca acreditar los procesos y funcionarios integrados que participan en los procesos de prestaciones de servicio, lo que conlleva a una mejor atención de salud de los pacientes y la población.

 

Compartir en .....