Francisco-Aspe

A 200 años del Cruce de los Andes en la Región de Coquimbo

En unos días más se conmemorará, en Chile y Argentina, los 200 años de una de las gestas militares y humanas más importantes para la historia del país: el denominado “Cruce de los Andes”; realizado por el ejército Libertador a principios de 1817. Este gran cruce, o plan estratégico, se realizó desde seis diferentes pasos desde el vecino país con dirección a territorios chilenos, y fue elaborado en gran medida por José de San Martín y sus distintos colaboradores, entre ellos el patriota chileno Bernardo O’Higgins.

Si hablamos de los seis pasos cordilleranos, destacamos uno en especial y de gran importancia para la región de Coquimbo: “El Paso de Guana”. Este paso se encuentra ubicado en la cordillera de los Andes, que colinda con el Valle del Limarí, especialmente con Río Rapel, el que pertenece actualmente a la comuna de Monte Patria.

Es por este paso en especial que la columna del ejército Libertador de los Andes, a cargo del Teniente Coronel Juan Manuel Cabot, parte un 12 de enero de 1817 desde San Juan y llega a territorio chileno a principios del mes de febrero de 1817, con el objetivo principal de apoderarse de Coquimbo (La Serena).

Esta travesía no se podría haber concretado sin la ayuda de Patricio Ceballos, ex capitán y baqueano chileno que se encontraba exiliado en San Juan. Ceballos, como conocedor del lugar, diseñó la ruta y la expedición definitiva del paso de Guana desde la ciudad trasandina. Hay que tener en cuenta que el paso de Guana “era”, y es, el más difícil de todos los pasos para el cruce de los Andes, dadas las complejidades de su geografía. Éstas consisten en grandes acantilados, como también los grandes vientos cordilleranos que soplan fuertemente en aquel lugar. Es tanta la fuerza de estos vientos que, según cuentan los arrieros de la zona, existe solo una hora en el día para poder cruzar, puesto que los grandes ventarrones desestabilizan a los animales y a todo aquel que ose atravesar dicho paso.

Según el historiador San Juanino Edgardo Mendoza la ruta y expedición que había trazado Ceballos consideraba 19 puntos de tránsito: “1) De San Juan a Tapiecitas 3 leguas, 2) Al barranco de La  Jarilla (travesía) 8 leguas, 3) Al arroyo de Talacasto 8 leguas, 4) A Gualian,10 leguas, 5) Al agua de yeso 7 leguas, 6) A Pismanta 8 leguas, 7) A Ante Cristo 8 leguas, 8) A los ojos de agua 8 leguas, 9)A la última ciénaga del Agua negra 8 leguas, 10) Al Rio Blanco 3 leguas, 11) Al de San Lorenzo 8 leguas, 12) Al Agua Fría 8 leguas, 13) Al Valle de los Patos 6 leguas, 14) A la cañada de Patillos 4 leguas, 15) A la Piedra Larga 8 leguas, 16) Al Pajonal 6 leguas, 17) A Valdivia 9 leguas, 18) A Monterrey 9 leguas, 19) A Sotaqui 6 leguas”. Hay que dejar claro que la verdadera ruta que realizo la columna de Cabot pasa por rio Rapel, a partir de la antigua Hacienda de Valdivia, llegando posteriormente al pueblo de Rapel, como lo dice un extracto del parte oficial de la Batalla de Salala, escrito por el comandante Cabot al intendente De La Roza fechado el  12 de Febrero de 1817 en el valle de Sotaqui: “dispuse auxiliar mis avanzadas con cien hombres de Caballería e Infantería que marcharon desde Rapel el día diez al mando de mi Primer Ayudante de Campo don Eugenio Hidalgo con órdenes de que reunidos al Capitán Ceballos, Invadiese todos los Puntos por donde pudiera fugar el enemigo hacia la Capital en efecto lo ejecutaron a la letra el día de ayer”.

Las tropas de Cabot estaban compuestas por 800 hombres, gran parte de ellos milicianos provenientes de San Juan y sus localidades, además de 60 soldados de línea que envió San Martín y la Legión Chilena, que estaba integrado por un centenar de chilenos exiliados en San Juan. Entre tanto, la expedición llega a su punto cúlmine la noche del 11 y 12 de febrero de 1817, cuando la avanzada de Cabot, encabezada por su primer ayudante de campo Eugenio Hidalgo y el chileno Patricio Ceballos interceptan la comitiva realista de 150 dragones (soldados de caballería), que huyen desde La Serena con destino a Santiago (ruta por la costa), produciéndose así una escaramuza en primera instancia en el poblado de Barraza y posteriormente transformándose en combate en los Llanos de Salala (actualmente Socos) donde realistas se rinden rápidamente ante las fuerzas patriotas y culminando con la entrada triunfante de Juan Manuel Cabot a la ciudad de La Serena el 15 de Febrero de 1817. Por lo anterior podemos concluir que el Cruce de los Andes en la región de Coquimbo fue de gran importancia en aspectos estratégicos y disuasivos, dado al gran contingente que cruza la cordillera. A la vez, el pueblo de San Juan fue clave en la liberación de nuestra región; tanto por la formación de la expedición, como también por el gesto de hermandad que demostró al momento de apoyar la causa emancipadora. Por ende, la región de Coquimbo siempre estará en deuda con la vecina provincia hermana de San Juan.

Por: Francisco Aspe Bou – Magister en Historia.

Compartir en .....