Gahona-SANNA

Diputado Gahona solicita a ministro del Trabajo revisar implementación de Ley SANNA

En diciembre, se cumplirá un año de la promulgación de la Ley SANNA conocida como el seguro obligatorio para todos los padres y madres trabajadores de niños y niñas afectados por una condición grave de salud. Sin embargo, varias son las dificultades que se han detectado en la ejecución de dicho proyecto de ley.

Algunos de ellos, dados a conocer por los mismos beneficiarios de la ley, han sido la falta de información, el pago de montos cancelados, intereses y gastos de cobranzas, licencias aprobadas sin derecho a subsidio, errores en los cálculos, una serie de problemáticas que han hecho que el pago de las licencias no sea tan eficaz como se esperaba.

Ante estas situaciones, el diputado Sergio Gahona, junto a Andrea Céspedes y Tatiana Sepúlveda, ambas voceras de Oncomamás, se reunieron con el Ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg para analizar todas las dificultades que se han detectado en la implementación de la Ley SANNA.

“Hoy hemos planteado las distintas problemáticas que hemos tenido respecto de la implementación de la Ley Sanna, esta ley que permitía que los padres tuvieran una licencia médica cuando sus hijos tienen cáncer ha traído consigo varias problemáticas con las Isapres, con el pago que tienen que hacer la caja de compensación, entre otras”, dijo el diputado Sergio Gahona.

Por su parte, María Andréa Céspedes, representante de Oncomamás señaló que el objetivo dicha reunión con el subsecretario de Estado es buscar alternativas para que la implementación de la ley tenga una solución total y no parcial.

“Lo que se pretende hacer es algo más global que involucre algún cambio a la ley, por lo que también el ministro se comprometió a trabajar en una modificación que venga a dar solución a estas problemáticas. Los padres no pueden estar resolviendo el caso a caso, debe existir una mejora en todo el proceso”, explicó María Andrea.

El diputado, Sergio Gahona, también agregó que le solicitaron al ministro del Trabajo que “si es necesario generar un proyecto de ley para modificar algunos procedimientos, se debe hacer para que así se logre facilitar las cosas a aquellas personas que hoy día tienen a sus hijos con cáncer y que esta ley, que viene a resolverle los problemas a los padres, no está siendo efectiva”, enfatizó el diputado por la Región de Coquimbo.

SOLICITUD A FONASA. Las representantes de Oncomamás también aprovecharon de reunirse con el director nacional de FONASA, Marcelo Mosso y la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza para solicitarle la codificación del injerto de médula y conseguir su financiamiento para todos los niños con cáncer que necesitan un trasplante.

Ambas voceras, explicaron que cuando se realiza trasplantes de médula, como tratamiento para salvar la vida de pacientes pediátricos, en Chile la situación varía. Para los casos que se atienden en el servicio público, está resuelto y existen fondos que cubren los gastos involucrados.

Sin embargo, para casos de libre elección,  con donantes no emparentados que provienen mayoritariamente del extranjero, el injerto de médula, insumo esencial para este tratamiento, no tiene código por lo que pacientes de Isapre deben pagar cifras que van desde los 20 a 40 millones (dependiendo del banco mundial que provenga, tienen distintos costos).

“Los padres actualmente se ven enfrentados a encontrar el donante compatible y a reunir estas altas cifras en tiempo muy acotados (2 meses aprox.) lo que los obliga a iniciar bingos y toda actividad que recaude el monto que lo haga posible. Entonces sucede que los padres están obligados a pagar de su bolsillo el injerto, para luego judicializar un tema que podría quedar resuelto si existiera el código”, explicó María Andrea.

Por su parte, Tatiana Sepúlveda, además agregó “el principal objetivo de asistir a FONASA es lograr obtener este código, aunque se nos explicó que no entró a la Ley de Presupuesto, si se dieron otras alternativas para resolver el problema”, dijo.

“Se comprometieron otras medidas y el diputado Gahona gestionó una segunda reunión para hablar con los especialistas del Ministerio de Salud en estas coberturas. Por fin nos entendieron que estos casos no son ilimitados, todo lo contrario, y la subsecretaria de Salud Pública comprometió buscar una solución y el diputado Gahona quedo como intermediario de esta gestión”, finalizó Sepúlveda.

Para ambas voceras, el objetivo es poder solucionar todas las complicaciones que han tenido los padres que han sido parte de la Ley SANNA y que FONASA genere la codificación del injerto de médula, para eso cuentan con el respaldo y apoyo del diputado, Sergio Gahona.

Compartir en .....