IMG_0227 1

Paz y desarrollo en La Araucanía

Vivir en un Estado de Derecho implica que el Estado se somete a la misma ley que él impone, ley obligatoria para todos, gobernantes y gobernados, en igual condiciones.

Lo visto el último martes en el Congreso, con la interpelación al Ministro Chadwick por el caso Catrillanca es una muestra de aquello, en el marco de nuestra Democracia, una democracia sana y respetuosa de los debidos procesos.

Hemos asumido un compromiso con la verdad y la justicia, y en este marco valoramos el ejercicio democrático que significa este debate republicano, que se dio en un ambiente de respeto, y en donde el Ministro Chadwick pudo responder con transparencia y con decisión.

Pero junto con buscar la verdad de los hechos, y sancionar a los responsables, debemos ser capaces de avanzar en conjunto, unidos como un solo país, por el desarrollo de la región de La Araucanía, sumando voluntades y haciéndonos cargo de la historia.

Porque hicimos público desde el primer día del Gobierno del Presidente Piñera nuestro compromiso irrestricto con la Paz y el Desarrollo en la Araucanía, convocando a todos y cada uno de los chilenos y chilenas a trabajar en unidad por un gran Acuerdo Nacional por la Araucanía, en base a la voluntad de diálogo, al reconocimiento y la valoración de nuestra diversidad, y al desarrollo integral e inclusivo de la región.

Es deber de cada ciudadano el preservar la identidad cultural del país, por lo que debemos enfrentar responsablemente la situación del pueblo mapuche, buscando soluciones concretas basadas en los acuerdos, la reparación, el progreso y el respeto al Estado de Derecho, pero siempre en un ambiente de paz y sin violencia de ningún tipo.

La reconciliación sólo se logra en el camino del diálogo sincero y transparente, que permita el reconocimiento constitucional de un pueblo y el respeto a su cultura. Sin diálogo no hay acuerdos. Sin acuerdos no hay paz. Y sin paz no hay desarrollo.

Compartir en .....