Pisco-Botellas

Productores de Pisco manifestaron “profunda molestia y desazón” por fallo a favor de Perú

A través de un comunicado de prensa, la Asociación de Productores de Pisco, manifestaron que “a raíz de los últimos sucesos ocurridos en La India, y muy especialmente luego de las declaraciones emitidas por la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) y los señores José Ramón Valente, ministro de Economía y Juan Pablo Solís de Ovando, Vicepresidente de la Asociación Gremial de Fabricantes y Distribuidores de Licores y Bebidas Espirituosas de Chile (Aflechi), que relativizaron la importancia estratégica y la relevancia de la situación ocurrida en la nación antes mencionadas nos vemos en la necesidad de emitir la siguiente:

“Manifestamos nuestra profunda molestia y desazón frente a una situación que ya llega a un límite que -a pesar de nuestros esfuerzos- no podemos controlar más. Esta situación afecta en forma directa a todos los productores de pisco, agrupados en la Asociación de Productores de Pisco A.G.

Somos un gremio que durante generaciones ha sabido imponerse a las inclemencias y adversidades, enfrentando con decisión y bravura los desafíos y obstáculos que se han interpuesto en el camino de preservar las tradiciones y cultura en torno a uno de los productos más antiguos de Chile.

Somos un gremio que defiende con firmeza y optimismo a nuestro pisco, patrimonio histórico, social, cultural y productivo de todos los chilenos. Pero hoy, simplemente, no podemos más.

Durante los últimos años hemos solicitado de manera urgente el respaldo judicial por parte del Estado de Chile frente a las diversas trabas que la República del Perú ha sabido urdir para impedir la venta de pisco en mercados internacionales. Ya no se trata solamente de evitar el ingreso de nuestro pisco al Perú, sino de bloquear a toda costa que nuestro pisco esté presente en los mercados internacionales.

Es así como en diversas contiendas legales, los pisqueros nos hemos visto en la obligación de enfrentarnos infructuosamente al Estado del Perú para defender nuestro derecho a producir y vender pisco en una serie de países.

El caso más reciente es el de la India: el pasado 20 de diciembre, se recibió la orden judicial del Consejo de Apelaciones de Propiedad Intelectual de la República de la India, mediante la cual se reconocen los derechos exclusivos del Perú sobre el pisco como indicación geográfica en ese país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Embajada del Perú en la República de la India, en coordinación con el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), dirigieron los esfuerzos para “impedir el uso indebido esta denominación peruana”.

Los productores de pisco vemos cómo, luego de nueve años de litigio en La India, cierran en nuestra cara la posibilidad de acceder a un atractivo mercado emergente, con buenas perspectivas de crecimiento, que está viviendo un proceso de evolución en sus tendencias de consumo.

En este sentido nos llaman profundamente la atención las declaraciones emitidas por la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) y los señores José Ramón Valente, ministro de Economía y Juan Pablo Solís de Ovando, vicepresidente de la Asociación Gremial de Fabricantes y Distribuidores de Licores y Bebidas Espirituosas de Chile (Aflechi), que restaron importancia a la situación ocurrida en La India.

Argumentos como el escaso desarrollo de las exportaciones de pisco a este país y las posibilidades que ofrece la legislación en India para solicitar el reconocimiento de la Denominación de Origen del pisco chileno, son declaraciones que buscan bajar el perfil a una situación que es de público conocimiento y que se arrastra desde hace muchos años, respecto a que la política de Estado que tiene Perú, no reconoce al pisco chileno y mediante una estrategia país, muy bien estructurada y financiada, está avanzando en el intento de bloqueo de diversos mercados para el pisco chileno.

Por otra parte, resulta paradójico que luego del resultado en India, tanto el Ministro de Economía como la Direcon, declaren que no se ha perdido nada y que está abierta la puerta para gestionar el reconocimiento de la Denominación de Origen del pisco chileno.

Entendemos que el Ministro quizás no este informado en detalle de esta situación y la historia que hay detrás de este resultado; sin embargo nos causa sorpresa que la Direcon no asuma que si ya se perdió en esta instancia, un intento de registro, aquello ocasionará que nuevamente se judicialice el tema, dado que con total certeza el Estado de Perú se opondrá y podríamos estar nuevamente ante un juicio de casi 10 años. A lo que se suma que la responsabilidad del proceso la endosan a los productores pisqueros, eludiendo que aquí estamos frente a una situación de carácter político y diplomático, que debe ser liderado y gestionado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y no por los productores de pisco como contraparte para enfrentar al gobierno de otro país por el derecho a utilizar legítimamente nuestra Denominación de Origen Pisco.

Dadas estas declaraciones, consideramos relevante detallar a la opinión pública que esta situación no es puntual y que lo que está en juego es la protección de un patrimonio de Chile en una serie de países, incluso donde Chile tiene tratados de libre comercio, tal como se detalla a continuación:

Tailandia: El caso de Tailandia también significó una dura pérdida para nuestros representados, ya que luego de más de diez años de batalla legal -haciendo frente nuevamente a entidades estatales del vecino país- la Asociación de Productores de Pisco A.G. debió abandonar la última instancia de litigio debido a falta de recursos. A pesar de las positivas expectativas, nuestra Asociación no estaba en condiciones de desembolsar la suma de cincuenta mil dólares para defender sus derechos en la apelación a la Corte Suprema de Tailandia.

Si bien en Tailandia no está en juego un mercado masivo, se trata de un ejemplo más de cómo una agrupación no puede hacerle frente a un Estado, que pone a disposición de sus productores un conjunto de entidades bien coordinadas, con fondos y equipo humano suficiente para impedir el ingreso de nuestro pisco a cualquier mercado.

Ucrania: Recientemente este país ha reconocido los derechos exclusivos del Perú sobre el pisco como indicación geográfica. Por tanto, durante el último año, Pisco Chile ha dirigido sus acciones de promoción con miras al ingreso de nuestro pisco a Europa del Este, lo que se traduce en una sensible baja de una posición estratégica para la consecución de los planteamientos establecidos por esta asociación.

Colombia: Diversas marcas de pisco que ya estaban siendo comercializadas en ese país debieron enfrentar el ataque judicial del Perú, que logró hacer valer el Pacto Andino por sobre otros tratados.

Así, las marcas chilenas ya no podrán ingresar en ese país como pisco, por lo que a pesar del interés de diversos importadores por nuestro destilado, esta barrera de entrada se torna insalvable.

Centroamérica: A los casos ya conocidos de Costa Rica, Honduras y El Salvador, se suma recientemente la situación que afectó a uno de nuestro asociados en República Dominicana, quien luego de importantes tratativas comerciales para exportar su pisco a este país, tendrá que suspender las conversaciones luego que el importador informara que no puede ingresar el producto bajo la denominación Pisco, porque es una indicación geográfica reconocida a Perú.

Australia: Hace un tiempo detectamos la comercialización de un aguardiente de uva producido enla localidad de Perth, rotulado como “pisco”. Advertimos a las autoridades pertinentes y solicitamos que se exigiera el cumplimiento del Tratado de Libre Comercio, que contempla el resguardo de las denominaciones de origen respectivas, incluyendo, por cierto, la D.O. Pisco.

A pesar de nuestra insistencia, la información que recibimos por parte del Estado de Chile, dice relación con algunos contactos de carácter diplomático con las autoridades pertinentes en Australia, gestiones que hasta la fecha nunca tuvieron un resultado concreto. El Estado del Perú, en tanto, activó el procedimiento legal para oponerse al registro de la referida marca, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y la Embajada del Perú en Australia, en coordinación con el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y Protección de la Propiedad Intelectual y el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo y logró que mediante la acción judicial que el productor australiano dejara de usar la denominación Pisco.

Argentina: Esta situación se repite en Argentina, donde se está comercializando abiertamente unaguardiente bajo el rótulo de “Pisco Calavera”. A pesar de nuestras advertencias y llamados a laacción, no vemos voluntad alguna de nuestras autoridades por hacer valer los acuerdos y tratados firmados con otros países, permitiendo la vulneración de nuestro patrimonio histórico. Tendremos que esperar las acciones peruanas para que los argentinos también desistan de usar la palabra pisco para beneficiarse económicamente del trabajo de todos nosotros.

Esta lucha desigual nos tiene agotados y profundamente decepcionados, viendo impotentes como se siguen cerrando las puertas de los mercados internacionales para nuestro producto, a pesar de tener acuerdos previos, tratados de libre comercio y por sobre todo, la absoluta legitimidad y derecho de comercializar un producto representativo de nuestro país, ejemplo de tradición, esfuerzo y alta calidad.

Los productores de pisco queremos salir al mundo con nuestro producto: tenemos los ojos puestos en los grandes mercados mundiales, pero vemos con impotencia cómo se nos acusa de actuar de mala fe para lograr la inscripción irregular de la Denominación de Origen Pisco en otros países. El buen nombre de nuestro país y su justo actuar se ven puestos en entredicho y cuestionados por parte de un Estado que busca despojarnos de lo que nos pertenece desde tiempos de La Colonia.

Si bien contamos con la Denominación de Origen más antigua de toda América, y segunda para espirituosos a nivel mundial, a través de los años, la Asociación de Productores de Pisco A.G. ha solicitado reiteradamente al Estado que asuma la defensa de la Denominación de Origen Pisco, como una medida para proteger nuestra industria a nivel nacional e internacional. Hoy queda en manos de los propios productores chilenos –agentes privados, al contrario de la postura del Perú- su concreta defensa a nivel externo.

Esta realidad, es para nosotros una barrera insalvable en nuestros afanes exportadores y en nuestra actividad en general: la Asociación de Productores de Pisco A.G. no puede seguir librando una batalla perdida contra un Estado que sí cree en sus productores e invierte en su protección y apoyo, mientras el asedio contra el pisco en el mercado internacional sigue creciendo y no tenemos cómo evitarlo.

A nivel internacional, seguimos cosechando medallas, reconocimientos y elogios por la calidad y versatilidad de nuestro pisco, pero perdemos la posibilidad de ingresar a los mercados a los que apuntamos, por carecer de la debida defensa de nuestra Denominación de Origen Pisco y de los acuerdos comerciales adoptados a nivel de Estados. Esta situación nos llena de impotencia, frustración y desasosiego.

En nuestras cavas y bodegas, protegemos más de quinientos años de historia, sacrificio, sol prodigioso y cielos puros, que esperan pacientemente a ser disfrutados por chilenos y extranjeros. Defendemos la odisea de miles de hombres y mujeres, que dedicaron su vida a la producción y perfeccionamiento de nuestro pisco, sorteando obstáculos tan complejos como la sequía, que hoy nos sigue golpeando duramente.

El pisco es patrimonio de todos los chilenos: en sus más de 300 años de historia, ostenta la única Denominación de Origen de Chile, que es además la más antigua de América y la segunda a nivel mundial después del coñac.

Es sabido por todos que, a nivel mundial, las Denominaciones de Origen son resguardadas y defendidas por los Estados que las albergan, sin embargo esto no ocurre en nuestra nación. Chile es el único país que deja en manos de sus productores la defensa de esta actividad productiva que pone en alto a Chile y a la imagen país. Por ello creemos firmemente que el Estado de Chile debe defender su patrimonio y su identidad con orgullo, decisión y convicción.

Para defender nuestro pisco, los argumentos sobran: el primer registro que se tiene del uso de lapalabra ”pisco” para designar al aguardiente de vino data de 1733 y proviene de un registro oficial de bienes en la Hacienda La Torre, ubicada en el Valle de Elqui. Esa costumbre se masificó en la zona mucho antes del primer registro real del uso de la palabra pisco para referirse al aguardiente en territorio del actual Perú, que data de 1825. La D. O. Pisco en Chile es de 1931. La D.O. Pisco en Perú es de 1991.El aguardiente de uva se fabricó en América Latina mucho antes de que existiera Chile o Perú, ya que América Latina aún era colonia española. La primera marca comercial registrada de pisco en Chile es de 1882 (“Pisco G”). Cuatro décadas después se registró una marca de pisco en Perú.

Finalmente, hacemos un llamado urgente a las autoridades competentes del Gobierno de Chile a tomar cartas en el asunto y asumir el rol político y diplomático ante esta controversia internacional, mediante soluciones efectivas que permitan resguardar y proyectar la Denominación de Origen Pisco frente a esta estrategia del Estado de Perú, que busca bloquear espacios de mercado para nuestro pisco y desconocer un patrimonio vitivinícola que nos identifica como país.

Llevamos muchos años esperando un gesto, una acción que renueve nuestra fe en las autoridades y en su decidido apoyo para salir al mundo y dar una muestra más de lo que es Chile.

TAMBIEN PUEDE LEE: El Pisco de Chile: origen de una tradición de cuatro siglos

 

Compartir en .....

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.