IMG_1774

Familias allegadas acrecientan déficit habitacional en la región y expertos debaten en cómo darle solución

CChC La Serena organizó seminario que abordó la brecha domiciliaria y la calidad de vida. Claves pasan por robustecer la participación ciudadana y promover la alianza público – privada. 

La Serena y Coquimbo tienen -en conjunto- más de 448 mil habitantes por lo que técnicamente ya son un área metropolitana, de acuerdo con la Ley N°21.074 de Fortalecimiento de la Regionalización en el País y que pone como piso para configurar esa categoría que dos o más comunas vinculadas sumen 250 mil residentes. Lo que resta es que el Gobierno Regional la declare como tal.

Eso sí, y pese a las tremendas oportunidades que se abren al ser la primera metrópolis del norte de la nación, existen aún temas pendientes que no deben obviarse, pues se vinculan con el bienestar de las personas. Por eso, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) se ha propuesto contribuir con datos duros que permitan diseñar políticas públicas atinentes y capaces de dar solución a problemas estructurales de vivienda y urbanismo.

Con ese foco se organizó el seminario “Enfoque Urbano: Cómo construir hoy las ciudades del mañana”, donde se presentaron los resultados del Balance de la Vivienda y Entorno Urbano 2019 y el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU), a cargo Francisco Valdés, economista y analista de la Gerencia de Estudios CChC; y Arturo Orellana, investigador del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales PUC, respectivamente.

Dentro de las principales conclusiones del estudio -que tomó como base la Casen 2017- es que en Chile existen 739.603 familias con problemas de hacinamiento o estructurales, lo que se explicita en que 3 de cada 5 familias con déficit habitacional están allegadas. A nivel regional, son 36.648 viviendas las que componen la brecha domiciliaria que se entiende como el número de familias que necesitan de una cobertura residencial. De esa cifra, se desprende que 21.755 familias (59%) están allegadas, lo que implicó un aumento de 59% en relación a la medición de 2017 (con datos Casen 2015).

Dentro de las conclusiones esgrimidas por Francisco Valdés, economista y analista de la Gerencia de Estudios CChC, es que las familias prefieren vivir en los grandes centros urbanos por la cantidad y la calidad de servicios, aunque ello implique convivir en condiciones “menos favorables”. Por esta razón, reforzó la idea de propiciar mayor participación ciudadana en las planificaciones urbanas.

En tanto, el presidente de CChC La Serena, Sergio Quilodrán, adicionó la importancia de gestionar -junto a las autoridades- la cobertura de prestaciones necesarias para resolver ese nudo. “He aquí la importancia de coordinar acciones con el Gobierno, ya que son miles las familias que año a año llegan a la región -y en especial a La Serena y Coquimbo- buscando iniciar nuevas etapas familiares y laborales, por lo que no debemos descuidar la calidad de vida que les estamos entregando. Esto cobra fuerza si tomamos en consideración que la conurbación crece hacia sectores que están fuera del radio urbano”, acotó.

En cuanto a las viviendas que se consideran “irrecuperables” por su alto estado de deterioro, en la Región de Coquimbo son 14.893 familias quienes requieren un cambio inmediato en dicha infraestructura.

CALIDAD DE VIDA

Otro aspecto que fue profundizado durante la jornada desarrollada en la Sala Multipropósito de la CChC La Serena fueron los resultados del Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU), oportunidad que sirvió para que el investigador del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Santiago y director de esta iniciativa gremial, Arturo Orellana, diera cuenta del nivel en el que están La Serena, Coquimbo y Ovalle.

Si bien estas tres comunas habían mejorado sus condiciones con respecto al año pasado, el resto de las 96 comunas de más de 50 mil habitantes en Chile que involucró el estudio, también mejoraron, por lo que mantuvieron sus puestos.

En todo caso, uno de los análisis más interesantes de la jornada tuvo que ver en cuál era el modelo más efectivo para administrar la futura área metropolitana La Serena – Coquimbo: Con un alcalde mayor o con una agencia especializada. Orellana fue enfático en escoger la segunda alternativa. “Creo que es más conveniente tener un grupo técnico que defina ciertas prioridades y trabaje de la mano con los municipios antes de entregarle un poder absoluto a una sola autoridad”, explicó.

Esa definición va de la mano con lo que dicta la Ley de Fortalecimiento de la Regionalización en el País, la que estima que las áreas metropolitanas estarán administradas por los gobiernos regionales, contaran con un comité consultivo, el cual estará conformado por todos los alcaldes que constituyen el área metropolitana y dicho comité estará presidido por el Gobernador Regional.

Compartir en .....