Covid19_1

Recomendaciones para el control de enfermedades crónicas frente al Covid-19

De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud, más de 11 millones de personas viven con -al menos- una enfermedad crónica, y más de 9,7 millones con dos o más de éstas; casi el 30% de la población mayor de 15 años presentaría hipertensión, un poco más de 12% sería diabético, el 54% presentaría exceso de peso, cerca del 30% colesterol alto, el 24.5% tendría sospecha de síntomas respiratorios crónicos y los mayores de 40 años una prevalencia del 16% para Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). La misma Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que más de la mitad de nuestra población fallece por este tipo de enfermedades.

Este pronóstico no es alentador cuando Chile enfrenta la emergencia de salud pública más importante del último siglo como es la pandemia del coronavirus, responsable del Covid-19, y que según la experiencia internacional y la propia OMS, afecta con mayor gravedad a pacientes crónicos y personas de la tercera edad.

Según un estudio realizado por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China, un 32% de los pacientes Covid-19 positivos padecían algún tipo de enfermedad crónica, siendo la diabetes la más común con un 20%. Por su parte, en un estudio realizado en la ciudad de Wuhan  que analizó 1099 pacientes, 173 tenían enfermedad severa y en éstos comorbilidades como hipertensión (23,7%), diabetes mellitus (16,2%), enfermedad coronaria (5,8%) y enfermedad cerebrovascular (2,3%).

“Las personas mayores de 60 años o que tienen afecciones crónicas, como enfermedades cardíacas o pulmonares, diabetes, o que tienen un sistema inmunitario comprometido, pueden correr un riesgo más alto de enfermarse de gravedad.  Por esto, es fundamental que estos pacientes sigan estrictas medidas de cuidado y adherencia a tratamientos respecto al manejo de sus patologías de base, evitando descompensaciones que puedan afectar el desarrollo de la enfermedad Covid-19”, señala Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada.

En este sentido, la falta de cumplimiento con las terapias farmacológicas podría traer consecuencias clínicas graves que, sumando un eventual contagio por coronavirus, podrían resultar fatales. De acuerdo a la farmacéutica, las descompensaciones podrían disminuir la calidad de vida y elevar los índices de hospitalización de estos pacientes, “contribuyendo a debilitar aún más su sistema inmune, a colapsar los servicios sanitarios y facilitar la propensión al contagio de éste u otros virus y bacterias que pueden generar un incremento en la mortalidad de estos pacientes”.

Cabe señalar que según indica el mismo centro chino, la tasa de letalidad en personas con patologías cardiovasculares ha sido del 10,5%; en diabetes del 7,3% y 6,3% en enfermedad respiratoria crónica (como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica-EPOC), mientras que los pacientes sin enfermedades de base han presentado una tasa de letalidad cercana al 1%.

Por eso, los pacientes crónicos deben seguir con su medicación habitual, ya que no existe evidencia científica que sea necesario abandonar o modificar el tratamiento farmacológico, “sí es necesario que mantengan un suministro adecuado de los medicamentos que se consumen, para evitar salir de forma frecuente a comprarlos, aumentando las posibilidades de contagio del paciente o algún miembro de su familia, por ejemplo”, señala Molina.

Además, es importante mantener hábitos saludables y continuar con el autocuidado que las personas con patologías crónicas deben tener para mantenerse con el mejor estado de salud posible y una adecuada calidad de vida. “No se deben abandonar las pautas de alimentación específicas para alguna enfermedad -como la diabetes- o ejercicios determinados, en caso de pacientes con EPOC, ya que mantenerse activo no sólo contribuirá a su estado físico, sino también al bienestar emocional”, señala la farmacéutica.

Por último, Molina recalca que estos pacientes deben cumplir con mayor exactitud las recomendaciones entregadas por la OMS respecto al aislamiento social y las medidas higiénicas de prevención, como la higiene profunda de manos, antebrazos y cara, además de evitar tocarse ojos, nariz y boca. No todos los pacientes crónicos desarrollan una enfermedad que requiera de hospitalización o manejo especializado, pero sí son más propensos de hacerlo, por lo que la continuidad de su tratamiento farmacológico es clave para enfrentar un posible contagio de mejor manera.

Compartir en .....