Satisfacción en comercio ovallino por ventas navideñas

Peatonal-ovalleLas fiestas de Navidad dejaron un saldo positivo entre los comerciantes del Paseo Peatonal de Ovalle, y entre quienes trabajan en los distintos locales del centro urbano de Ovalle.


Para la mayoría de ellos las ventas aumentaron, e incluso lograron ampliar el tipo de producto que estaban acostumbrados a transar.

 

Es el caso de Anita Alfaro, de la Casa Flores, quien manifestó que “comparado con el año anterior hay un gran cambio, este año se invirtió harto en instrumentos musicales, en baterías para niños, para que ellos ingresaran más al tema de la música, no solamente juguetes, el año pasado fue un año lento en esta época, y este año se recuperó harto”.

“Los papás se dieron cuenta y empezaron a estimular a los niños con guitarras, también bongos, mucho más que el año anterior, nosotros vendemos juegos electrónicos, pero no mucho, fue más instrumentos esta vez”, puntualizó Alfaro.

Lo mismo ocurrió con tiendas como Plaza Latorre, su jefa de local Marcela Araya, explicó que “tuvimos muy buenos resultados, se vendió mucho más de lo que nosotros esperábamos, la tienda quedó casi vacía”, con una sonrisa que nadie podía borrar de su rostro.

De acuerdo a Araya “lo que más se vendieron fueron los helicópteros, que estaban bien baratos, los juegos de máquina, máquinas de coser para niñitas, rodados, teníamos harta variedad de productos, y no es mucho lo que nos queda ahora”.

Otro de los fenómenos que destaca la dependiente es que “la gente este año se organizó para venir en distintos horarios, pues si bien vendimos mucho, no hubo tantos atochamientos como el año pasado. Debido a la nueva ley nos tuvimos que acomodar a cerrar más temprano, y quedamos muy contentos, con los buenos resultados”.

Para las ferias de la Plaza de Armas también existió un mejoramiento de las ventas. Lidia Vargas, del negocio “Paloma”, dijo que “si bien los primeros días estuvieron lentos, los últimos días se afirmaron más, en lo que me fue mal los primeros días ha ido compensando con el paso de los días, en mi puesto los productos más vendidos son los frutos secos, como la nuez, pasas, huesillo, la gente también lo lleva como regalo, porque es algo nuestro y de la zona”.

Marta Rodríguez, del taller de artesanía tradicional Moriá, señaló que “nuestros productos como son directos de taller tienen precios muy módicos, lo cual nos permite tener un margen de venta muy bueno, como taller tenemos un stock de mil pesos que es lo más vendido, como para el amigo secreto, lo que es madera de guayacán, combarbalita, que son piezas utilitarias”.

Compartir en .....