doc2

Si viaja en Semana Santa, tome precauciones para evitar un accidente vascular

doc2Se acerca Semana Santa, y la mayoría de los chilenos se alistan para viajar. Nos preocupamos de comprar los pasajes, buscar un buen hotel o cabaña y armar las maletas, entre otras cosas. Sin embargo, cuando viajamos por muchas horas seguidas, estamos más expuestos a padecer un accidente vascular. ¿Conocemos los riesgos frente a esta situación?, ¿tomamos algunas medidas para prevenirlo?. El Instituto Vascular de Santiago, entrega algunos datos útiles para tener en cuenta estos días de descanso.

Cuando viajamos en un bus, automóvil, tren o avión por más de cuatro horas, nuestro cuerpo inmóvil no genera una óptima circulación de la sangre hacia el corazón. Por ende estamos expuestos a sufrir un accidente vascular, como una trombosis venosa  y embolias pulmonares, debido a la larga permanencia sin movilidad al estar “enclaustrado”  en una posición sentada.

“Hay que recordar que la embolia se puede generar debido a una inmovilización prolongada de las piernas y la suma de otros factores como: obesidad, tabaquismo, consumo de anticonceptivos, cirugía reciente, antecedentes de cáncer, embarazo, edad mayor a 40 años insuficiencia cardiaca y por último, antecedentes genéticos/familiares con predisposición a fenómenos trombóticos”, indica el doctor Albrecht Krämer, cirujano vascular del Instituto Vascular de Santiago.

La trombosis venosa de las extremidades inferiores, enfermedad vascular padecida por más de 15% de la poblaciónen el país, consiste en la formación de coágulos o trombos en las venas de piernas y muslos. Esto, en algunas personas, puede eventualmente producir una complicación por desprendimiento de estos coágulos, los que migran por la sangre venosa al pulmón, produciendo una embolia pulmonar que potencialmente puede ser fatal, según el tamaño del coágulo.

“Es muy importante que la población tome conciencia de estos riesgos que son desconocidos por la gran mayoría. Dentro de lo posible, la recomendación es hacer ejercicios periódicos durante el viaje: contracciones isométricas de los músculos y movimientos de flexo-extensión de los pies y piernas con frecuencia, pararse y caminar cada dos horas, beber abundante líquido, no comer en exceso” comentó el facultativo.

También existen otros factores que aumentan los riesgos en un viaje largo, como:

  1. Antecedentes personales o familiares de trombosis venosa o embolia pulmonar.
  2. Cirugía reciente.
  3. Lesiones pelvianas o de extremidades inferiores recientes o inmovilización prolongada.
  4. Antecedentes de cáncer.
  5. Embarazo.
  6. Obesidad.
  7. Edad mayor de 40 años.
  8. Insuficiencia cardíaca o infarto reciente.
Compartir en .....