16.7 C
La Serena
Miércoles, Enero 31, 2024
spot_img

OVNIS: Los casos chilenos del Proyecto Blue Book

Si hablamos del Proyecto Libro Azul, todos quienes están familiarizados con el tema saben de qué se trata, pero si les digo que entre los casos hay varios chilenos recopilados por personal militar norteamericano, seguro que no muchos lo sabían.

MuseoOvni

Desde siempre la teoría de que Estados Unidos está detrás del control sobre toda la información que se entrega al público referente al tema OVNI no es nueva y ha sido una de las más populares a nivel global, alimentada por series de televisión o documentales que se cuelgan de las redes sociales o incluso recientemente la serie del mismo nombre (Proyecto Libro Azul) que, en dos temporadas, nos entretuvo al igual que lo hiciera hace casi tres décadas la clásica Archivos X.

El Proyecto Libro Azul fue desarrollado por la Fuerza Aérea norteamericana en un período de 20 años, desde 1949 hasta 1969 investigando un total de 12.618 casos, de los cuales 701 no encontraron una explicación convencional. Al buscar en sus archivos nos encontramos con que muchos de los agregados militares de Estados Unidos afincados en los distintos países tenían la labor de recopilar información llegando incluso a elaborar un registro de los casos aparecidos en la prensa de cada país, y como lo mencionábamos al comienzo de la nota Chile no fue la excepción ya que entre sus reportes cuenta con varios casos locales muy interesantes de mencionar.

Dominga

Uno de los primeros es un informe preparado por el Mayor de la USAF Harry Mitchell el 30 de marzo de 1950, en el que menciona la aparición en los cielos de disco voladores teniendo como fuentes a medios de prensa y observaciones del personal de la Oficina del Agregado Aéreo, entregando muchos detalles como que los discos voladores fueron vistos en varias partes de Chile, y el primer avistamiento tuvo lugar en Punta Arenas al medio día.  Muchos habitantes de la ciudad fueron testigos de este fenómeno que apareció en el noreste de la ciudad y viajo hacia el suroeste y fue descrito como de color plateado con la forma de una pelota de pingpong.

El director del Observatorio Astronómico de la Universidad de Chile, el profesor Federico Rutland, hizo una declaración a la prensa local que lo que la gente estaba viendo era el planeta Venus, que es claramente visible en esta época del año.

El segundo avistamiento de un disco tuvo lugar en Santiago, San Bernardo y Valparaíso los días 24 y 25 de marzo, con la descripción habitual entregada por la población citada en la prensa local.

El tercer avistamiento de un disco ocurrió el día 28 de marzo entre las 13.30 y las 14.10 sobre Santiago, y se menciona que el centro de la ciudad estaba abarrotado de gente mirando al cielo.

Ese mismo día personal militar observa desde el techo de la embajada de Estados Unidos un objeto que se movía sobre sí mismo siempre en línea recta una velocidad bastante rápida y era de color blanco.

Pero no solamente en el Proyecto Libro Azul encontramos información sobre casos vinculados con nuestro país.  También el Departamento de Defensa elaboró varios informes de inteligencia que recientemente han sido liberados, en los que se hace mención a casos ocurridos en Chile. Uno de ellos fechado el 23 de julio e 1965 y caratulado bajo el asunto de Objetos Voladores No Identificados y elaborado por el agregado aéreo de los Estados Unidos en Santiago de Chile, el coronel de la USAF Hubert Brandon, quien menciona que por esas fechas se venían registrando una serie de avistamientos en varias partes del país, llegando a hablar de una oleada de información.

Uno de los casos ocurrió el 02 de junio, cuando el dueño de un fundo y su esposa que viven en el pueblo de Mininco, a 900 kilómetros de Santiago, informó haber visto extraños objetos en los cielos mucho antes de que saliera en la prensa. Otro incidente ocurrido meses antes durante la última semana de febrero cerca de las 20 horas, detalla la aparición de un objeto redondo de color rojo y amarillo que desciende en las cercanías de su granja, flotando durante varios minutos para finalmente desaparecer en el cielo. En el informe se detalla que la información fue obtenida a través de la prensa escrita, en contacto directo con los testigos, y en conversaciones con personal de la Fuerza Aérea de Chile.

Otro documento de inteligencia del Departamento de Defensa detalla uno de los casos clásicos de la ufología nacional. El 18 de junio de 1965 todo el personal de la Base Pedro Aguirre Cerda avistó un cuerpo celeste de luminosidad intensa al este de la Isla Decepción haciendo giros a la izquierda y continuando rumbo al este. El fenómeno fue visto por 40 minutos en condiciones meteorológicas claras, aunque lamentablemente los fuertes vientos impidieron montar equipo fotográfico para registrar el evento. Al día siguiente un cuerpo similar fue visto pero a menor altura, pasando a gran velocidad y siendo observado por 20 minutos por argentinos, chilenos y británicos de las distintas bases antárticas. El comandante de la base de la Fuerza Aérea chilena, Mario Jahn Barrera explico que el fenómeno fue visto por todo el personal y se trataba de un objeto que se movía a gran velocidad emitiendo una luz azul verdosa que causo interferencia electromagnética en los equipos meteorológicos.

Otro de los casos que más llama la atención es el ocurrido el 06 de septiembre de 1965, y protagonizado por un testigo calificado, el jefe de operaciones de pilotos de LAN Marcelo Cisternas, quien junto al personal de vuelo tuvo un encuentro en pleno vuelo sobre la ciudad de Arica, señalando que el objeto se desplazaba de manera zigzagueante con movimientos imprecisos, cambiando de dirección viniendo directamente hacia nosotros, dando la impresión que nos había localizado por radar.  En el documento Cisternas detalla que el objeto los siguió por 13 a 14 minutos. Inmediatamente solicitamos información a la torre de control en Arica e Iquique, quienes señalaron que no se habían programado otros vuelos en la zona. El piloto que al momento del incidente era jefe de operaciones de vuelo con 11 años de experiencia en LAN, señalo que nunca había tenido una experiencia similar, no creía en estos fenómenos, pero estaba seguro de que no se trató de una visión óptica debido a reflejos atmosféricos. Estoy seguro de que era un aparato mecánico. El avión volaba a unos 8500 pies de altura y a una velocidad de 500 kilómetros, la noche estaba nublada y sin estrellas. El extraño objeto no fue visto solamente por el piloto, sino que también fueron testigos el copiloto, el ingeniero y el personal a bordo. Emitía una luz muy intensa y luego cambio a blanco radiante y estaba en línea recta al avión a unos 3 kilómetros de distancia de nosotros. Eran cerca de las 21.30 horas. Finalmente, el testigo recuerda que de la misma manera en que apareció, el objeto desapareció de manera abrupta a una velocidad increíble.

Opinión de investigadores

Consultado al respecto, el escritor y piloto Rodrigo Bravo Garrido, autor del libro Ovnis desde Chile, señala que Estados Unidos desde 1947 siempre se ha interesado en recopilar información sobre este tema. Ese interés, tan agudo, pero a la vez tan subterráneo, invita a que nos preguntemos para que tanta información ¿sabrán algo más que el resto desconocemos?

Otra teoría sobre el interés de Estados Unidos en esta materia, es la que señala que algunos casos puntuales han sido explicados de forma convencional como pruebas de artefactos tecnológicos avanzados que están siendo probados por Estados Unidos en distintas latitudes y que sería mucho más fácil, realizar estas pruebas lejos de Estados Unidos para hacer pasar a estos artilugios como ovnis y no despertar sospechas sobre la real procedencia norteamericana de estas supuestas naves de última tecnología. Al respecto Bravo señala al parecer la recopilación de información por parte de Estados Unidos corresponde a casos de todo el mundo, pero destaca sin duda hay mucha información proveniente de Chile, y que debe ser por algo que no conocemos, concluye Bravo.

También se habla de la vigilancia global de los cielos por parte de Estados Unidos como forma de mantener a raya a sus enemigos y para ello cuenta con una red de satélites para detectar cualquier objeto extraño que ingrese a nuestra atmosfera y mantener así el control global de los cielos del mundo.

Un punto de vista interesante es el que aporta el experimentado investigador nacional Aquiles Castillo, señalando que “Estados Unidos siempre ha proyectado la imagen de querer ser superiora todos los demás, prevalecer y sentirse con los derechos que nadie le ha dado, argumentando gestiones políticas y de alianzas estratégicas, y el tema OVNI no está ajeno a este criterio. Desde hace décadas, y a través de muchos proyectos, los norteamericanos nos han querido hacer creer que estaban realmente investigando, pero se ha demostrado que fueron muy poco eficientes al respecto. Además, siempre mostraron interés en los casos ocurridos fuera de sus fronteras, intentando apoderarse de la información que estos incidentes generaban a cualquier costo y por cualquier medio y los organismos oficiales de cada país encargados de investigar entregaron esos informes ya sea para figurar o ser cómplices, antes de darlos a conocer o compartirlos internamente. Castillo señala además que lo mismo sucede con cualquier investigador o escritor norteamericano: “tienen las puertas abiertas en nuestro país y se le entrega detalles de casos, incluso antes de ser entregados en el ámbito local”.

Para el periodista y director del Museo Ovni de La serena Cristián Riffo, “es muy interesante poder leer estos documentos en los que se confirma que Estados Unidos siempre ha estado muy pendiente de lo que ocurre con el fenómeno OVNI a nivel mundial, y Chile siempre ha sido un país en donde han ocurrido una cantidad importante de reportes de avistamientos. Lo más interesante de estos documentos en particular, es que fueron parte del Proyecto Libro Azul, quizá uno de los procesos de recopilación y estudio de casos más importante y mediáticos realizados por Estados Unidos, y allí aparecen casos chilenos”, concluye el director del Museo Ovni de La serena.

Por: Jaime Tamayo

Notas Relacionadas

Conéctate

5,000FansMe gusta
2,002SeguidoresSeguir
4,451SeguidoresSeguir
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img