A partir de hoy todo mayor de 18 años es donante a no ser que manifieste ante notario no serlo

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, promulgó la Ley 20.413 sobre Transplante y Donación de Órganos, oportunidad en la que destacó que esta ley “proclama justamente esa voluntad de nuestra sociedad de alentar esta manifestación de espíritu solidario, probablemente la más noble, que es la donación de órganos”.


La Mandataria señaló que esta normativa “establece que al fallecer toda persona mayor de 18 años es considerada donante de órganos, a menos que haya manifestado expresamente su voluntad de no serlo ante el Registro Civil”. Explicó que esto significa que “en la práctica, a partir de ahora la condición natural de un chileno o chilena será la de ser donante”.

Afirmó que al legislar sobre esta materia “buscamos un objetivo muy preciso, pero de gran significado: aumentar la tasa de donación en nuestro país y así salvar más vidas”.

En la ocasión, manifestó que esto tiene además una contrapartida virtuosa. “Así como todos somos potenciales donantes, a partir de esta ley todos somos también potenciales receptores”, apuntó.

La Jefa de Estado dijo que con la promulgación de esta Ley “hemos dado un paso grande, pero ahora esto tiene que funcionar y, por lo tanto, hoy la tarea es resolver todas las necesidades de infraestructura y de índole administrativa”. Expresó que para ello “la ley entrega al Ministerio de Salud la responsabilidad de implementar la política nacional de trasplante, que garantice una debida coordinación”, lo que implica “nuevos recursos, profesionales, procesos asistenciales eficientes para evitar la pérdida de órganos y será necesario fortalecer las unidades de donación y procuramiento en las redes hospitalarias de mayor y mediana complejidad en el país”.

Agregó que también se establecen otras disposiciones importantes como “prohibir el lucro en las donaciones de órganos y del mismo modo estipula la reserva de la información sobre la identidad de los donantes y de sus receptores”.

Enfatizó, además, que la promulgación de esta ley “no se trata, como han dicho algunos, de una obligación impuesta por el Estado” y puntualizó que “quien no quiera ser donante deberá manifestarlo expresamente, porque lo queremos con esta ley, como en muchos otros ámbitos de la vida, es que sea la solidaridad la regla y no una excepción”.

Finalmente, la Presidenta Bachelet sostuvo que “la donación de órganos es un regalo de vida, un regalo para el que lo recibe, para su familia, pero también para toda nuestra sociedad, así es que este es un momento muy significativo para ese país en el que todos queremos vivir, que se un país más humano donde nos cuidemos unos a otros”.

Compartir en .....