sequía - copia

Crisis hídrica: ¿Cómo mejoramos la gestión del agua?

Actores públicos y privados se han unido para investigar y generar medidas que permitan mitigar sus efectos.

Según el último balance realizado por la Dirección General de Aguas sobre la situación hídrica de nuestro país, en los últimos 30 años la disponibilidad de este recurso se ha reducido hasta en un 37%, situación que se agrava si consideramos que, de acuerdo al Instituto de Recursos Mundiales, Chile está dentro de los 30 países con mayor riesgo hídrico hacia el 2025.

Ante este escenario, actores públicos y privados han comenzado a trabajar en la búsqueda de soluciones y/o alternativas que permitan, en alguna medida, disminuir los riesgos que esto representa para la sociedad.

Y es que más del 70% de los recursos hídricos en el mundo se usan para producir alimentos, de modo que una crisis del agua necesariamente repercutirá en el abastecimiento de alimentos y en el precio de éstos.

¿Cómo podemos mejorar, entonces, la gestión del agua en nuestro país? Para el académico y director de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente de la Universidad Católica del Norte, Ernesto Cortés, es imperativo la formalización y coordinación de los procesos operativos de esta gestión, pues a nivel estratégico ya se han definido políticas nacionales y regionales, y a nivel de procesos de apoyo existen herramientas y tecnologías disponibles para dar soporte a tomas de decisiones pertinentes.

“Yo diría que los procesos operativos de la gestión son el foco de trabajo que deben formalizarse y coordinarse para poder instalar una efectiva gestión, lo que significa avanzar en una visión integral de todas las fuentes que sustentan las actividades de una determinada región y, acorde a las particularidades propias de las mismas, desarrollar e implementar un modelo de gobernanza efectivo. Aquí, la organización de titulares de derechos de agua y usuarios es clave”, señaló el experto UCN.

Si bien aún hay mucho por hacer, el académico destacó que “en los últimos años, universidades y centros de investigación han avanzado de manera importante en el conocimiento científico y técnico de las diferentes fuentes de aguas naturales (glaciares, superficiales, subterráneas) y de sus usos, incluyendo desarrollo de modelos que permiten representar escenarios reales como también escenarios potenciales, sobre todo en las zonas de mayor presión sobre el recurso hídrico”.

Cabe entonces preguntarse, ¿cuál es nuestro desafío? “La cooperación para enfrentar escenarios que pueden afectar la sobrevivencia de muchos y la calidad de vida de otros”, afirmó director de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente UCN.

“La coordinación que involucra la gestión es precisamente esto: el cooperar para un objetivo común, definiéndolo en consenso y organizándonos para alcanzarlo. En la práctica debieran diseñarse e implementarse modelos de gobernanza que permitan esto, considerando principalmente las dificultades asociadas a los aspectos jurídicos en la administración y uso de los derechos de agua en Chile”, sostuvo.

Compartir en .....