IMG_4641

CChC La Serena presenta programas sociales poniendo acento en la inmigración e inclusión

Gremio constructor definió sus acciones para mejorar la calidad de vida de los colaboradores de la industria y sus familias.  

 

Una de las primeras acciones que realiza la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) La Serena durante cada año calendario se relaciona con el Lanzamiento de los Programas Sociales, paraguas de cobertura para los trabajadores de la industria y sus familias que apunta a mejorar sus condiciones de vida atendiendo la visión de sostenibilidad que posee el gremio.

En esa línea, hace unos días se concretó esa actividad que contó con la presencia de más de 50 asistentes, quienes se interiorizaron de iniciativas que apuntan a temas de vivienda, salud, recreación, capacitación y otras. Eso sí, durante la jornada se abordaron dos temáticas que inciden profundamente en la industria y que tiene que ver con dos normativas legales, una en fase de proyecto y la otra en vigencia: Inmigración e Inclusión.

Para nadie es un misterio que Chile se ha transformado en el destino preferido de miles de extranjeros que ven en la estabilidad, desarrollo económico y respeto a las instituciones, como las condiciones ideales para mejorar las condiciones de vida que poseen en sus países de orígenes, por ello es que este fenómeno va en aumento. “Como antecedente podemos afirmar que las solicitudes de visa del año 2012 no alcanzaron las 2.000, cifra ampliamente superada el año 2013 al constatar que cerca de los 2.500 extranjeros solicitaron residencia en Coquimbo y La Serena. El año 2014 fueron 3.137 y a la fecha las solicitudes sobrepasan las 5.800”, manifestó la comisario de la PDI, Carol Véliz.

En ese sentido se explicitó que no se puede emplear a un ciudadano extranjero sin verificar las siguientes visaciones: Temporaria dependiente, estudiante y sujeta a contrato. De acuerdo a la subcomisario de la PDI, Angélica Rojas, en la provincia de Elqui existen más de 19 mil extranjeros, donde las nacionalidades que más se repiten son colombiana, boliviana y haitiana con un 30%, 12% y 11%, respectivamente.

Para el presidente de CChC La Serena, Sergio Quilodrán, esta realidad implica una oportunidad para la industria de la construcción. “Bajo nuestro eje de sostenibilidad creemos pertinente conocer la realidad de los migrantes e identificar cuántos de ellos se relacionan laboralmente con el sector, pues ellos son sujetos de beneficios y de una cobertura importante por parte del gremio”, estableció.

Quilodrán indicó que existen ejemplos concretos de los esfuerzos que hace el gremio para integrar a los inmigrantes. “La Fundación Social CChC posee un curso de español para los migrantes haitianos donde no sólo se busca que conozcan el idioma y la idiosincrasia chilena, sino que también entiendan palabras claves para asimilar las normas de seguridad”, explicó el directivo.

Eso en razón de que el año pasado, en la región fueron más de 16.500 los cupos utilizados en los 27 programas dispuestos, implicando una inversión de $500 millones. “Llamamos a los trabajadores a acercarse a sus encargados de Recursos Humanos o Personal, de manera que puedan participar de estas iniciativas que no sólo van en directo beneficio personal, sino que también de los integrantes de su familia”, dijo el gerente de CChC La Serena, Miguel Cantuarias.

Entre los programas sociales destinados a los colaboradores de la construcción están los del orden de salud como los operativos oftalmológicos y dentales, torneos deportivos como Fútbol Maestro y la Corrida de la Construcción, espacios de cultura como Música Maestro y obras de teatro, entre muchas otras.

LEY DE INCLUSIÓN

En cuanto a esta normativa Nº 21.015 sobre Inclusión Laboral para personas con discapacidad, que entró en vigencia el 1 de abril de este año, se buscó promover su incorporación al mercado laboral en el ámbito privado y público.

La ley dice que al menos el 1% de los empleados de instituciones que cuentan con más de 200 trabajadores, deben ser personas con discapacidad. “Es una oportunidad de ser más responsables con el entorno, disponer de espacios para gente capaz más allá de si posee alguna discapacidad y de ver esta condición como un insumo positivo para la industria”, manifestó el presidente regional, Sergio Quilodrán.

Se espera que en 2019 esta ley aplique también para aquellas compañías de 100 empleados, lo que ampliaría el rango de cobertura, generando nuevos espacios de inclusión y derribando los mitos acerca de este fenómeno.

Compartir en .....