Hospital-LaSerena-Partos

Parto respetado: Mujeres eligen con libertad cómo dar a luz en La Serena

“Espero a mi segunda hija, tengo 28 semanas de gestación y estoy sorprendida con todo lo que ofrece la maternidad de este hospital. Mi primer parto lo tuve en una clínica por cesárea, recién pude ver a mi hija después de 6 horas y no me dijeron nada. Participé del recorrido y me pareció genial porque te muestran todas las opciones que tienes y es súper bueno porque podemos elegir desde la luz hasta la posición en que deseas parir. Uno no piensa que toda esta información está disponible en un servicio público”, comentó Yasna Carvajal, que a sus 38 años, espera con ansias a su segunda hija.

Elegir la forma en que vas a dar a luz, escoger la temperatura y luminosidad de la sala, escuchar música, tener aromaterapia para relajarse, realizar apego inmediato, fomentar desde la primera hora la lactancia materna, son parte de las múltiples opciones que hoy pueden escoger las mujeres que llegan a parir en el Hospital de La Serena.

Y es que “el poder de parir está en ti” no es un mero slogan para el equipo de salud del recinto serenense. Desde el año 2015 el parto respetado ha impulsado un cambio radical en el modelo de trabajo del Servicio de Ginecología y Obstetricia. Esto comenzó con una fuerte inversión en infraestructura y equipamiento, luego vino la capacitación para todo el personal y actualmente, el foco del trabajo está dado en la coordinación con la atención primaria de salud comunal.

Así lo confirma Andrea Cavero, gestora de Matronería del recinto de salud, quien sostiene que “tenemos una relación súper estrecha con el equipo de la APS, es más, hemos articulado talleres en conjunto, donde las futuras madres visitan nuestras dependencias y asisten a talleres con nuestras profesionales preparándose para dar a luz, bajo un modelo de parto fisiológico personalizado. Esto ha permitido que las mujeres lleguen cada vez más informadas respecto de este proceso y por nuestra parte, tratamos de dar cumplimiento a las expectativas que traen junto a sus familias”.

Estos avances han convertido al Hospital de La Serena en un referente para otros equipos de salud de la región y el país. Lo que busca el establecimiento es volver al origen del proceso del nacimiento, pero con seguridad, ya que las diversas herramientas y capacitaciones del personal están enfocados en brindar apoyo en el momento del parto, reduciendo la intervención. “Sin duda es un proceso nuevo para todos, lo es para el equipo, la mujer y también su familia, pero queremos transmitir tranquilidad y seguridad porque nos hemos capacitado para orientar a las futuras madres en el modelo del parto respetado”, sostuvo la matrona.

Tratar el dolor sin fármacos:

Durante una visita guiada realizada por el hospital a las modernas instalaciones de la maternidad serenense, futuras madres junto a sus familias pudieron conocer las salas de parto integral del recinto asistencial y todo el equipamiento disponible para hacer del parto un momento único e inolvidable.

“El trabajo de parto es prolongado y el uso de la anestesia debe quedar reservada para el momento más cercano al alumbramiento. Todo el tiempo previo ofrecemos tratamiento del dolor no farmacológico, donde la persona que acompaña a la embarazada asume un rol clave. La anestesia no es mala, pero no se puede usar desde el inicio, para ello usamos diversas técnicas como el calor, movimiento y fisiobalón, que sirven para llegar al parto tranquila o incluso, sin requerir anestesia”, explicó Juanita Ocaranza, una de las matronas monitoras de los talleres de parto respetado.

Desde este año, las mujeres llegan con un plan de parto y en el hospital se buscan todas las herramientas disponibles para dar cumplimiento a las expectativas de la mujer, lo que beneficia a la madre y al recién nacido. “Las gestantes que vienen a esta visita son personas que han participado en talleres previos guiados por una matrona que además, es instructora de yoga, quien prepara a las mujeres en forma física y mental, bajo un modelo de parto respetado. Vienen a ver lo que tenemos para ofrecerle y si existe concordancia entre sus planes de parto y lo que tenemos en el hospital”, aclaró Andrea Correa matrona del Hospital de La Serena.

La profesional explica por qué es importante que las mujeres puedan vivir su parto lo más natural posible, sosteniendo que “no tenemos que olvidar que somos mamíferos y el parto es un proceso muy instintivo, las madres necesitan sentirse seguras y en intimidad, por ello cobra relevancia la luz, la temperatura y privacidad. Los seres humanos tenemos una neocorteza, que es la zona del cerebro que nos permite pensar y diferenciarnos de los animales. Sin embargo, al momento de parto esta parte se inhibe y empieza a funcionar nuestro cerebro más primitivo y para ello, debemos proveer un ambiente apropiado”, comentó Correa.

Compartir en .....