Construccion-Coronavirus

Impacto del COVID 19 revela una crítica percepción en todos los rubros del sector construcción regional

La CChC anticipó hace unos días que los próximos meses serán críticos para la industria de la construcción en nuestro país. Los efectos de la crisis social del 18-O y el complejo escenario económico que ya se hace notar ante la propagación del COVID 19, tienen en alerta máxima a quienes forman parte de uno de los sectores productivos más crecientes y dinámicos del país. Una dura realidad que golpea, por cierto, al gremio regional y que lo ha llevado a reforzar día a día, las estrictas medidas sanitarias y de seguridad entre los trabajadores de las empresas socias, entre sus líderes y en todas las obras en ejecución y en su entorno, a través del Protocolo Sanitario para Obras de Construcción.

Así también, en virtud de dar continuidad al quehacer gremial y dar respuesta a las inquietudes de las empresas socias ante la contingencia, la CChC La Serena realizó un levantamiento de estado de situación entre sus asociados con el objetivo de gestionar sus requerimientos ante las distintas reparticiones públicas y privadas y así tomar en conjunto, las medidas para proteger el empleo y mantener la cadena productiva.

De acuerdo a esta encuesta ­­–realizado entre el 24 y 27 de marzo y el que contó con una participación de 81 socios encuestados­­– el 88% de ellos manifiesta tener dificultad para adquirir los insumos de prevención de contagio y un 72% de los socios ve la situación de su empresa en los próximos dos meses en estado crítico.

De los 8.563 trabajadores que forman parte de las empresas socias encuestadas, 1.977 se desempeñan en oficina, de los cuales un 45% están en modo Teletrabajo, 13% normal y 42% en régimen mixto. En tanto, de los 6.586 que se desempeñan en obra, considerando trabajadores propios y subcontratados, un 31% está en régimen laboral normal, 26% en jornada reducida, 33% con separación de los grupos de riesgos y 10% está con detención de obras.

AFECTACIÓN POR RUBROS

Para el rubro Inmobiliario y Vivienda Pública, lo que representa un 30% del total de los socios catastrados, el escenario no deja de ser complejo para un sector que se ha caracterizado por su crecimiento y dinamismo en esta zona, dada la preferencia de residentes y turistas al momento de invertir en una vivienda. De los proyectos inmobiliarios en ejecución se contemplan un total de 55, los que equivalen a 9.154.263 UF. En tanto, la encuesta arroja que un 58% de las empresas pospondrá o detendrá definitivamente sus proyectos, lo que equivale a 5.636.000 UF, afectando además a 3.930 puestos de trabajos directos e indirectos.

En el ámbito de la Infraestructura Pública y Privada, este rubro representa el 10% de los socios catastrados, quienes afirman que cuentan con 26 proyectos en ejecución, de los cuales el 75% de estos tiene mandante público y un 25% posee mandante privado.

Otro de los rubros que dan vida al motor de la industria de la construcción son los proveedores de materiales o servicios, quiénes en esta muestra, representan el 31% del total de los socios encuestados. Un 52% de ellos señalan que han debido enfrentar una serie de problemas de logística y de distribución, destacando entre las dificultades el poder llevar a cabo la cadena de abastecimiento y los despachos de productos, la existencia de una menor dotación de personal, el alza de precios, la falta de transporte entre ciudades por cierre de localidades y una baja notoria en los horarios de atención.

En tanto, un 6% de los socios encuestados forma parte de las entidades de la Cámara Social. De ellos, el 80% afirma que la contingencia afectará la venta y ejecución de sus programas sociales destinados a entregar beneficios a los trabajadores del sector y a sus familias. Y en el caso de los Consultores, quienes representan el 19% del total de los socios encuestados, un 47% de ellos verán la afectación de esta pandemia en sus asesorías, ventas y servicios.

Así también, ante el nuevo escenario y efectos en los trabajos en terreno por parte de la empresa de servicios eléctricos CGE, un total de 18 obras en la región, se han visto afectadas por esta determinación, contemplando una inversión detenida de 2.182.000 UF, lo que afecta indirectamente a 5.994 beneficiarios. Y el caso de la empresa de servicios sanitarios Aguas del Valle, quien también se ha visto forzada a realizar sus labores en faenas, un total de 17 obras en la región se han visto afectadas, dejando una inversión detenida de 1.898.000 UF y afectando indirectamente a 5.634 beneficiarios.

DESAFÍO GREMIAL

Ante la preocupación de que estas cifras sigan en aumento durante los próximos meses, los socios de la CChC La Serena manifestaron sus inquietudes y requerimientos más urgentes, las que, por cierto, serán gestionadas con las reparticiones públicas y privadas pertinentes a cada caso. Entre ellas destacan la realización de trámites online, flexibilidad en los contratos (plazos y cobro garantías), flexibilidad en el pago de impuestos, medidas para reactivar la economía, aumento en la cartera de proyectos públicos, generación de empleos, asegurar liquidez en las empresas y asegurar los servicios básicos.

Al respecto, el presidente de la CChC La Serena, Eduardo Soto señala “las cifras de nuestro sector tanto a nivel nacional como regional nos muestran, el crítico panorama que debemos enfrentar, pues el aumento del desempleo en los próximos meses es muy preocupante, lo que se verá afectado por la falta de inversión y por la generación de nuevas obras. Estamos haciendo todos nuestros esfuerzos por mantener la relación laboral y evitar las paralizaciones de las obras, pues hasta la fecha es importante destacar que no tenemos registro de obras paralizadas en la región, sin embargo, el estado de situación es tan dinámico que estamos llamados minuto a minuto a extremar las medidas sanitarias y a reforzar los protocolos en las obras”.

En cuanto a las gestiones realizadas por la CChC La Serena durante la contingencia, el timonel del gremio regional agrega “nuestro principal foco ha sido mantener un contacto permanente con nuestros socios a través de distintas herramientas tecnológicas, implementar el protocolo sanitario en obras y levantar información respecto al estado de sus empresas, estar atentos con el funcionamiento de las DOMs en la región, levantar problemáticas en obras públicas y privadas y aquellas que se han visto afectadas por la implementación de nuevos protocolos de trabajos en faena, por parte las empresas de servicios eléctrica y sanitaria, entre otros. El quehacer gremial, sin duda, es arduo e involucra un gran desafío que nos incluye a todos para salir adelante”.

Compartir en .....