Caso-Livor

OVNIS: hoy se cumplen dos años de uno de incidentes aéreos más espectaculares de Chile

La historia de ufología en Chile tiene entre sus páginas una serie de incidentes protagonizados por pilotos. Muchos de ellos integrantes de las fuerzas armadas. Sin embargo, los pilotos civiles también han reportado encuentros con Objetos Voladores No Identificados (Ovnis).

Uno de esos encuentros ocurrió, en un día como hoy 7 de mayo, en el norte del país.  A las 04:50 de la madrugada de ese día del año 2018, a 300 kilómetros al Weste de la ciudad de Antofagasta las tripulaciones de los vuelos Copa 174, LAN 639, LAN 2473, LAN 79, LAN 501 y LAN 577, reportaron el avistamiento de tráficos desconocidos hacia el Oeste de la ruta aérea, aproximadamente a 2.000 pies bajo ellas.

De acuerdo al reporte que forma parte del archivo del Comité de Estudio de Fenómenos Aéreos Anómalos (CEFAA) así ocurrieron los hechos:

La situación se inició a las 04:50, cuando el piloto del LAN 639…consultó al Control LIVOR  Oceánico (ACC) si tenía información de tráfico siguiendo una ruta paralela a su vuelo, recibiendo respuesta negativa. Indicó el avistamiento de dos luces al Oeste de su ruta. De acuerdo a su testimonio, el fenómeno permaneció estático, manteniendo una separación estimada de 50 millas náuticas (MN) de su nave“.

Posteriormente, comenzaron a llamar otras aeronaves indicando tener el fenómeno a la vista.

A esa misma hora, un vuelo COPA 174, cuya tripulación de cabina revisaba los documentos del plan de vuelo y sólo miraron al exterior escuchó las comunicaciones de los pilotos que preguntaban al ACC Oceánico si existían otros tráficos en la zona. “Las luces reportadas por otras aeronaves aparecían a las 11 horas de su posición, fijas, blanco amarillentas, sin variación de colores ni destellos estroboscópicos“.

El piloto indicó que “el par de luces aumentaban y disminuían la intensidad de su luz. Informó que viraría al Este para evitar al tráfico desconocido. Al ser entrevistado, indicó que creyó que las luces se acercaban a su aeronave“.

A las 4:51, el piloto del vuelo LAN 2473, piloto “informó de dos luces a la derecha y al Oeste de su ruta, que se movían o acercaban”.

El vuelo LAN 501 reportó las luces al Oeste de su posición. “A las 5:21 notificó que tuvo dos luces a la vista, de las cuales una era más intensa que la otra. Para las 5:26 notificó que las luces eran tres“.

El vuelo LAN 577 se desplazaba de Norte a Sur, siguiendo una trayectoria semejante al LAN 501. “Su piloto informó a las 5:26 tener a la vista dos luces ubicadas a las 2 o 3 de su posición. Un minuto después, indicó que las luces podían estar a por debajo de unos 2.000 pies bajo su nivel de vuelo y a una distancia de 20 a 30 MN de su nave. A las 5:33, informa que se trataría de tres luces, que para ese momento se encontraban a las 4 de su posición“.

CONCLUSIÓN OFICIAL

La conclusión publicada por el CEFAA en su sitio web señala que “de acuerdo a las entrevistas realizadas a las tripulaciones de los vuelos CMP 174 y LAN 639, a los informes recibidos por las instituciones y organismos consultados, a la opinión de especialistas y al análisis de bibliografía, antecedentes y audios lo más probable es que el fenómeno aéreo reportado se deba a la presencia de tráfico marítimo, pesca de calamar. Las embarcaciones que se dedican a la pesca de estos cefalópodos usan potentes reflectores que pueden mover a voluntad y que podrían haber confundido a las tripulaciones en condiciones de obscuridad y de nula visión estereoscópica que le permitiera medir distancias o contrastar con hitos o rasgos geográficos o marinos. A ello se suma que tanto los radares en tierra como los en uso por parte de las aeronaves comerciales implicadas no detectaron tráficos. Cabe mencionar que, aunque se enviaron correos electrónicos y se les llamó por teléfono el resto de las tripulaciones de LATAM y LAN Perú, nunca respondieron las solicitudes“.

El director OVNIVISIÓN CHILE, el periodista Cristian Riffo, afirmó que se “estamos sin duda frente a uno de los casos de encuentros de OVNIS y aviones más interesantes ocurridos en nuestro país en los últimos años“.

“Este tipo de testigos son de primer nivel, difícilmente los pilotos se pueden confundir con otra aeronave, tampoco se confunden con fenómenos naturales, globos sondas u otros. Creo que aún es un caso abierto, son muchas las tripulaciones que fueron testigos, es muy extraño que todos ellos se hayan confundido con algún fenómeno natural o tráfico marítimo. Lamentablemente los investigadores civiles no contamos con recursos como para ir a la zona y poder repetir es incidente o ver si realmente las embarcaciones pueden ser confundidas con Ovnis. Sin  embargo, valoramos el trabajo que realizó el CEFAA”, finalizó.

Compartir en .....