“Los Ovnis me sacaron de la cocaína”

Alejado por un rato de los escenarios, el destacado actor Uruguayo Carlos Perciavalle rememoró sus años locos y, en un reportaje en la revista Argentina Pronto, contó su historia con las drogas. Afirmó que pudo superar la adicción a la cocaína gracias a los ovnis.

“De pendejo probé varias. Pero ninguna inyectable porque le tengo terror a la aguja. ¡Me dan la antivariólica y me desmayo! Probé ácidos y me hizo un efecto tan brutal que pensé que me iba a deformar el cerebro. Por ser artista, se creía entonces, tenía que probar sustancias para aumentar la creatividad. Escuchaba a Pink Floyd, y el ácido lo tomé el día que volvió Perón a la Argentina. ¡Vi de todo!”, arrancó su relato.

Tanto viaje lo llevó a contactarse con seres de otras galaxias: “A los ovnis los vi en serio, y los sigo viendo. Están todo el tiempo rodeándonos. Hace muchos años, yo hacía un unipersonal sobre E.T. en un teatro uruguayo, y de repente vi parado en la primera fila a un hombre muy alto, vestido de plateado. Le pregunté: “¿Señor, le ocuparon el asiento?”. Toda la primera fila miró hacia donde yo hablaba y no vieron nada. “A la mierda, no tengo que fumar porro antes de salir a escena, porque me dan visiones”, pensé”.

“Después de la función me quedé descolocado, pensando en ese hombre de 2.60 metros que había visto. El técnico de luces me dijo que también lo había visto, y ahí empecé a tener contactos”, recordó.

Justamente de esas comunicaciones, según el actor de Primera dama se busca, llegó su salvación: “Ellos me anunciaron el accidente de auto espantoso que tuve el 9 de febrero de 1991. Había tenido un sueño con un extraterrestre, que me decía que estaba llevando un camino equivocado. En esa época tomaba cocaína, y lo digo abiertamente para que la gente vea que se puede salir”.

“Fue un mensaje que me mandaron los muchachos de arriba. Tengo 19 años, mi vida se cuenta desde ese momento. Estoy seguro de que fueron los ovnis los que me armaron todo para que reaccionara”, dijo convencido en el milagro.

Como corolario, concluyó: “La cocaína es veneno, y yo no me quiero morir. Tengo que hacer reír a la gente”, me dije. A partir de ahí, no volví a consumir ninguna droga más”.

Fuente: DiariosShow.com

Compartir en .....