maria-hortencia-alarcon-copia

¡Protege tu corazón!

En Chile, según el Ministerio de Salud, las enfermedades cardiovasculares causan un 30% de los fallecimientos, ocupando la primera causa de muerte entre la población chilena.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son causadas por trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos, entre los que se incluyen la cardiopatía coronaria (ataques cardíacos), enfermedad cerebrovascular (accidente cerebrovascular), hipertensión (presión arterial elevada), arteriopatía periférica, cardiopatía reumática, trombosis venosas profundas, cardiopatía congénita e insuficiencia cardíaca.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) estas ECV son la principal causa de muerte en todo el mundo. Se calcula que en 2012 murieron por estas enfermedades 17,5 millones de personas, representando un 31% de todas las muertes registradas a nivel mundial.

Por este motivo, a nivel mundial, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la OMS celebraron el 29 septiembre el Día Mundial del Corazón, con la premisa de sensibilizar a las personas para que tomen conciencia y se logré bajar las cifras de mortalidad por esta causa.

En nuestro país, según el Ministerio de Salud (MINSAL), las ECV causan un 30% de los fallecimientos, ocupando la primera causa de muerte entre la población chilena, con una presencia bastante frecuente lo que las constituyen en un riesgo muy elevado para la población.

De acuerdo a lo que señaló la nutricionista y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte, María Hortencia Alarcón, en la actualidad el infarto agudo de miocardio (IAM) y el accidente cerebro vascular (ACV) son las ECV más mortales, “son fenómenos agudos que ocurren mayormente por obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro, siendo la causa más frecuente la formación de depósitos de grasa en las paredes de estos vasos sanguíneos”, explicó.

La académica UCN advierte que “estos antecedentes nos señalan la importancia de comprender que la mayoría de estas ECV o enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir, y para lograrlo la población debe actuar enérgicamente evitando los factores de riesgo que las provocan y que tienen que ver con la forma de comportarse del día a día del ser humano en la actualidad como el consumo de tabaco, las dietas malsanas, la obesidad, sobrepeso, inactividad física, y el consumo nocivo de alcohol”.

Por otro lado, la nutricionista enfatiza en que es necesario considerar que presentar resistencia a la insulina o diabetes, colesterol elevado o hiperlipidemia, aumenta aún más el riesgo para la salud, dejando a la persona expuesta a vivenciar un evento relacionado con las ECV a corto o mediano plazo. Ante este escenario, la especialista entregó una serie de recomendaciones esenciales para proteger la salud del corazón y vasos sanguíneos:

“Respire aire fresco, evite el tabaco y el uso nocivo del alcohol, realice actividad física durante al menos 30 minutos todos los días de la semana, consuma al menos cinco raciones de frutas y verduras al día, limite el consumo de sal al mínimo y reduzca la ingesta de grasa, en especial las grasas saturadas y colesterol”.

Además agrega que es importante controlar la glicemia, presión arterial y el peso, como también desarrollar actividades que permitan manejar el estrés de la vida diaria.

“Es tiempo que usted y su familia tome las medidas necesarias antes de sufrir las graves consecuencias de estas enfermedades. Enseñe a sus hijos a disfrutar de un estilo de vida más saludable y podrá realmente disfrutar de una mejor calidad de vida”, recomendó.

Compartir en .....