estrés - copia

Trabajar y estudiar: ¿Cómo manejar el estrés sin sucumbir en el intento?

Organizar prioridades, contar con una agenda, ser constante y metódico son algunas de las recomendaciones que entregan los especialistas.

La realidad económica actual, sumada a los altos costos de las carreras universitarias y textos de estudio, ha llevado a muchos jóvenes a tomar la difícil decisión de trabajar y estudiar a la vez. Por otro lado, la amplia oferta educacional también ha abierto las puertas a trabajadores que quieren capacitarse y han optado por iniciar una carrera o retomar realizando continuidad de estudios.

Este panorama hace que sea cada vez más común encontrarnos con personas que trabajan y estudian, sin embargo, no podemos perder de vista que no resulta nada fácil lograr el equilibrio entre ambas tareas y mantener al mismo tiempo un buen rendimiento en ambos ámbitos.

Las razones por las que se opta trabajar y estudiar son diversas, entre ellas se cuentan colaborar con la economía de la familia, pagar estudios, contar con dinero para gastos personales o bien ganar experiencia laboral.

“Sin duda, el enfrentarse a la situación de estudiar y trabajar conlleva el desarrollo de características positivas como la independencia, autonomía, seguridad, mejora en la autoestima, responsabilidad, entre otras. Lo anterior se convierte en un plus a la hora de enfrentar el mundo laboral”, explica la psicóloga de la Universidad Católica del Norte, Marisol Urrutia.

Sin embargo, la profesional advierte que “si las jornadas en ambos ámbitos son demasiado extensas podrían generar fatiga, baja en la capacidad de atención-concentración, problemas en la memoria e incluso aislamiento, pudiendo llegar a la presencia de síntomas depresivos”.

Trabajo y estudio conllevan cansancio físico y mental, además, contar con poco tiempo puede desencadenar síntomas de estrés, por lo que jamás se debe pasar por alto el bienestar físico, mental y emocional.

Para evitar estos cuadros de estrés, la psicóloga Marisol Urrutia recomendó:

1.- Gestionar según prioridades, no todas las tareas que tengas tendrán la misma relevancia, por tanto lograr ordenarlas permitirá ser más efectivo(a).

2.- Contar con una agenda donde puedas ordenar tus horarios y anotar temas por recordar será de utilidad y permitirá orden dejando descansar tu mente. Con una buena organización y distribución del tiempo podrás contar con tiempo para todas las tareas.

3.- Ser constante y metódico es esencial, tener en mente el objetivo final permitirá mantener la motivación.

4.- Buscar tiempos libres, donde puedas compartir en contextos diferentes y realizar actividades de tu agrado.

5.- Permitir que amigos y familia apoyen en momentos débiles, las redes de apoyo son fundamentales para lograr el éxito. Manejar la autoexigencia y ser flexibles nos permitirá afrontar de mejor manera las frustraciones.

6.- Crea un grupo de estudios con personas que estén dispuestos a trabajar en equipo y colaborar mutuamente.

 

Compartir en .....