CRDP-Alimentos

Innovar en alimentos: las claves para alcanzar el éxito

Esa fue la temática del último taller de la serie “Gestionando el éxito con mirada internacional”, desarrollado por la Corporación de Desarrollo Productivo (CRDP) y el Gobierno Regional para entregar herramientas a empresas locales de alimentos en su camino a la internacionalización.

El último taller de la serie “Gestionando el éxito con mirada internacional” se dedicó al tema “Manejo de proyectos de innovación en la industria de alimentos”. El ciclo buscó aportar conocimientos técnicos a empresas regionales con el objetivo de que avancen hacia la exportación de sus productos a mercados internacionales.

Esta serie fue organizada por la Corporación Regional de Desarrollo Productivo (CRDP), el GORE Coquimbo y ejecutada por la consultora especializada COMPITE. Los cursos se ejecutaron durante el mes de octubre y asistieron profesionales y empresarios ligados el rubro alimentario local.

El último taller lo relató Roxana López, Ingeniero en Alimentos y MSc. Manchester Metropolitan University, quien comenzó la charla instalando los conceptos básicos sobre proyectos de innovación. “Desarrollar un proyecto es realizar alguna acción distinta a las actividades habituales de un negocio, que tiene un plazo de tiempo determinado y con algún objetivo específico”, comentó.

Respecto de esos objetivos, puntualizó que estos deben ser SMART, es decir, específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales, por sus siglas en inglés.

En el caso de los proyectos de innovación disruptiva -continuó López- estos objetivos deben ser además flexibles y considerar que los costos y tiempo se puede ir acomodando en el desarrollo de la iniciativa. Ello, por otro lado, genera una serie de desafíos, siendo uno muy relevante la comunicación con los clientes y dentro de las mismas organizaciones.

“Eso quiere decir que tenemos que entender bien a nuestro cliente y hacerle preguntas claves”, agregó la ingeniera.

Dentro de los conceptos que se desmenuzaron durante la actividad estuvo el rol de los distintos miembros de los equipos que lideran proyectos de innovación. Por ejemplo, el administrador (project manager) debe ser una persona que lidere, con habilidades comunicacionales y de visión holística. Sus responsabilidades son la de planificar las actividades, construir los equipos y ser el encargado de medir y comunicar los avances del proyecto al resto de la compañía.

Pero, ¿cuál es el ciclo de un proyecto de innovación? Todo comienza con una idea viable “que puede venir de distintas fuentes: desde la misma empresa, con ideas de colaboradores, la mejora de un proceso existente o de un producto. También pueden ser externas a la empresa que pueden responder a requerimientos de clientes o nuevas tendencias del mercado”, dijo López.

El proceso lleva luego a la confeccón de un brief que considere los objetivos, alcance, recursos requeridos, justificación, entre otros. Es necesario realizar una planificación con los hitos y la ruta crítica “que son las actividades clave del proyecto que si no se completan a tiempo van a atrasar todo el desarrollo del proyecto”, comentó y puntualizó que la empresa debe definir sus indicadores (KPI), identificar los riesgos y tener un plan de contigencia para ello.

Finalmente, viene la etapa de operación del proyecto, que luego de su funcionamiento debe cerrarse y concluir con una evaluación post implementación. “Es muy importante en un proyecto de innovación, porque vamos a ver si el producto tiene viabilidad en el largo plazo”, precisó López.

El último aspecto transferido por la profesional fue la metodología a aplicar en este tipo de iniciativas. Primero detalló las existentes, como la Prince, la rápida y una denominada stage-gate, que es la que mejor aplica en modelos de innovación. Ésta última, de reciente creación, se basa en etapas secuenciales que van siendo evaluadas una por una, lo que maximiza el éxito en el mercado. “Hay muchas ideas que entran y van pasando por las distintas etapas. Lo importante es tener en cuenta que este método es un ‘embudo’, que van ingresando varias ideas, pero se ejecutan las que van a tener éxito en el mercado (…) este sistema es mejor para innovación”, concluyó .

Compartir en .....