Uva-INIA

Productores conocen en campo la nueva variedad de uva de mesa INIA-G3

Productores de la región de Coquimbo y de la zona central del país llegaron hasta el Centro Experimental de INIA en Vicuña, para conocer el trabajo desarrollado en conjunto por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, el consorcio Biofrutales y Andes New Varieties Administration (ANA) a través del Programa de Mejoramiento Genético y el Programa Escalamiento de nuevas variedades financiados por CORFO. En este día de campo se dio a conocer, en terreno,  los manejos técnicos que se han realizado con la variedad de uva de mesa creada por INIA denominada INIA-G3.

Edgardo Díaz, director regional de INIA Intihuasi destacó: “en el proceso de generación de variedades realizado por nuestro equipo de investigadores, es  importante que el desarrollo de las nuevas variedades tenga un arraigo en los agro ecosistemas donde se va a cultivar la uva, por lo tanto, conocer donde finalmente se va a producir comercialmente,  es muy importante para poder alcanzar la mayor expresión genética que tienen las variedades que se están desarrollando”.

Por su parte el Seremi de Agricultura de la Región de Coquimbo, Rodrigo Órdenes, agregó “acá hay un trabajo entre el sector público y privado, donde INIA es la institución que hace la investigación. Para nosotros como Ministerio es muy importante tener una gama de alternativas para nuestros productores en el ámbito de frutales y de la uva de mesa, por la cual se caracteriza nuestra Región”.

INIA-G3 es una variedad productiva que destaca por su sabor moscatel, color de baya rosado – muy llamativo-, textura firme y buena post-cosecha. Sus bayas son de tamaño medio, lo que la hace atractiva para algunos nichos de mercado.

“A través del proyecto buscamos desarrollar nuevas variedades de uva de mesa que se adapten a las condiciones de los productores locales, pensando en un mercado de exportación. El mejoramiento genético es un proceso bastante largo, el desarrollo de una variedad puede tomar hasta 15 años, pasando por distintas etapas. INIA-G3 está en su etapa final de escalamiento, donde las variedades que nosotros creamos en el programa son llevadas a los productores” explicó Paola Barba,  investigadora a cargo del proyecto de Mejoramiento Genético de uva de mesa de INIA.

Cecilia Peppi, investigadora de INIA La Platina y encargada del proyecto Escalamiento de INIA, agregó: “esta selección se encuentra bastante avanzada en el desarrollo, ya tiene varios años y lugares de evaluación. Es una variedad con sabor moscatel, de un color rosado manejado de forma natural, firme y está ad portas de ingresar al ámbito comercial. Es una variedad que también ha mostrado buena postcosecha, no es de un calibre tan grande, pero de un sabor particular, es una variedad que está pensada para un nicho”.

Luis Fernández, gerente general de la empresa A.N.A. Chile, señaló “nosotros buscamos variedades por el mundo y generamos relaciones como la que tenemos con el programa de mejoramiento genético INIA- Biofrutales, participamos de la evaluación, búsqueda de atributos y de oportunidades comerciales. Hacemos, posteriormente, el desarrollo comercial, para promoverla y llevarla a productores y empresas exportadoras”.

Lo que se mostró en esta oportunidad es un trabajo en desarrollo con la empresa privada, para llegar a productores con el objetivo de exportación. Para esta variedad se buscarán mercados nicho y así, en unos años más, contar con una nueva variedad de uva de mesa creada por INIA comercializada a nivel mundial.

Compartir en .....