14.7 C
La Serena
Domingo, Junio 16, 2024
spot_img

¡No descuides ese dolor de cabeza persistente! Podría ser el primer síntoma de un tumor cerebral

Producto del estrés, el cansancio o la falta de sueño, muchas veces justificamos un dolor de cabeza, pero si se nos presenta de forma persistente y va en constante aumento, podría ser un indicador de que algo más grave está ocurriendo.

RetroTour

Los tumores cerebrales son el resultado del crecimiento anormal de células dentro del cerebro (aunque a veces un cáncer se disemina desde otra parte del cuerpo). Entre los síntomas más frecuentes destacan justamente los dolores de cabeza, que pueden presentarse cuando un tumor cerebral en crecimiento presiona las células sanas que lo rodean, o al causar hinchazón en el cerebro, aumentando así la presión en la cabeza y derivando en dolor.

“Los tumores cerebrales presentan síntomas dependiendo de su localización. Pueden tener un foco neurológico como pérdida de fuerza o presentar convulsiones, o algún déficit de otro tipo, como por ejemplo la dificultad para mover los ojos o el trastorno del lenguaje, aunque en algunos casos genera síntomas leves, como el dolor de cabeza persistente, que va en aumento constante”, explica el Dr. Iván Perales, neurocirujano vascular y base de cráneo del Hospital San Pablo de Coquimbo.

Si bien las causas no son claras en la mayoría de las personas con tumores cerebrales, el especialista explica que existe una predisposición genética e individual a desarrollarlos, aunque hay otros factores menos frecuentes que pueden influir. “El antecedente de haber recibido radioterapia por algún otro cáncer aumenta el riesgo de desarrollar algunos tumores cerebrales, y en el caso de las localizaciones secundarias, es decir las metástasis alojadas en el cerebro, el factor de riesgo más importante es padecer alguno de los cánceres que pudiesen metastatizar, que son principalmente el de mama, del tracto gastrointestinal y cáncer pulmonar”, añade.

¿Es recomendable extirpar un tumor benigno?

Los tumores cerebrales son lesiones expansivas que pueden ser bien heterogéneas dependiendo de su origen celular, pudiendo este ser benigno, maligno o de grado intermedio, o bien con el tiempo poder malignizarse. La forma de diagnosticarlos es a través de imágenes, como un escáner cerebral o una resonancia, aunque esta última es la que tiene la mayor sensibilidad. 

El tratamiento por elección es la cirugía, y si bien existe otra modalidad llamada radiocirugía, que es un tipo de radioterapia, esta alternativa no es para todos los casos. Si el tumor resulta ser benigno, es decir, no invade otros tejidos ni produce metástasis, el especialista de todas formas sugiere realizar una cirugía.

“En la mayoría de los casos es recomendable extirparlos por dos razones: la primera es para confirmar un diagnóstico a través de la histología, ya que el estudio de la pieza operatoria de la biopsia de ese tumor va a confirmar el diagnóstico, indicando de qué tipo de tumor se trata. Y la segunda razón por la que se deben operar la mayoría de las veces es porque el crecimiento de los tumores, a pesar de que son benignos, generan en muchos casos secuelas neurológicas”, señala el especialista del Hospital San Pablo de Coquimbo.

En Chile, el tumor cerebral más frecuente en adultos es el Meningioma, que afecta mayoritariamente a mujeres. Afortunadamente, las personas mayores de 15 años que requieren tratamiento quirúrgico de tumores primarios como el Meningioma encefálico, Craneofaringioma, Tumor benigno de la hipófisis y Hemangioblastoma encefálico, pueden acceder a las Garantías Explícitas en Salud (GES N°43), una atención que considera la sospecha, el diagnóstico y tratamiento, a través de medicamentos, cirugías y exámenes.

Notas Relacionadas

Conéctate

4,941FansMe gusta
1,615SeguidoresSeguir
4,319SeguidoresSeguir
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img