Maquillaje

Cuidado: maquillaje y ojos

Estudios internacionales revelan que muchas consumidoras ponen en riesgo su salud al utilizar productos en mal estado o al momento de su aplicación.

Mucho cuidado hay que tener a la hora de maquillarnos. No sólo debemos adquirirlos en lugares establecidos y chequear la veracidad y calidad del producto, sino que también hay que estar atentas a la fechas de vencimientos de cada uno de los productos y a su correcto uso y aplicación.

Es que usar un producto de mala calidad puede generar daños en nuestra piel ya que estos pueden estar alterados o bien pueden contener metales pesados y otras sustancias prohibidas. Y que decir si el maquillaje se encuentra en mal estado o no se aplica correctamente, los efectos también puede dañar la piel y cualquier zona de nuestro rostro. No sólo pueden causar alguna dermatitis, también pueden generar graves problemas en el único órgano expuesto de nuestro cuerpo: los ojos.

Según la especialista Cecilia Torres, oftalmóloga de Puerta del Sol, las diferencias del maquillaje se pueden ver en la calidad de éste y si es o no hipoalergénico. En algunos casos el uso del maquillaje puede producir inflamación del párpado o conjuntivitis alérgica. El síntoma principal es picazón y enrojecimiento. Para tratarlo, basta con descontinuar su uso. Y en casos muy esporádicos y leves, se necesita un tratamiento con antialérgico en gotas.

Uno de los errores más frecuentes, según la especialista, es la aplicación de maquillaje en exceso, como son el delineador, máscara de pestaña y sombras que van quedando en el lagrimal, lo que produce sensación de cuerpo extraño e irritación. Lo mismo ocurre en personas que no se desmaquillan antes de dormir.

Y quienes se aplican delineador en el borde del parpado inferior por dentro de las pestañas, también sufren daños. Justo en esa zona se encuentra el orificio de salida de la secreción sebácea y al tener la vía de evacuación tapada por el maquillaje, se acumula la secreción,  se hincha e inflama dando origen a un orzuelo interno, que al no ser tratado a tiempo da origen a un quiste que requiere cirugía.

Otro caso que se da, aunque no de forma frecuente, son los accidentes asociados a la aplicación del maquillaje. Por ejemplo tocar la córnea con la punta del delineador o golpearse al aplicar la máscara de pestañas, lo que puede producir una erosión cornal, que si bien es un problema leve, si es muy doloroso.

RECOMENDACIONES

Los cosméticos que se utilizan para el área ocular tienen menor vida útil, ya que poseen mayor riesgo de contaminación ante las repetidas veces en que se abre. Por lo tanto estos deben ser reemplazados cada  3 a 6 meses desde que la primera aplicación.

Sólo deben adquirirse en establecimiento comerciales establecidos, debidamente autorizados, para que así sean confiables.

Siempre revisar la fecha de vencimiento y sus componentes.

No acumular productos cosméticos.

Siempre chequear la textura, color y olor del producto.

Ante cualquier irritación, descontinuar su uso y consultar a un especialista.

Compartir en .....