EMIMRF-00010893-001

Onicomicosis, hongos al ataque

Cuidar la piel en estos meses es fundamental para enfrentar las altas temperaturas, pues el aumento del calor trae consigo una gran variedad de enfermedades dermatológicas. Una de las más comunes son los desagradables hongos.

Éstos son microorganismos que están presentes en la naturaleza, pero que algunos de ellos pueden enfermar a los seres humanos. En la mayoría de los casos se encuentran en la piel o las uñas de las personas, condición muy similar para ambos casos.

La infección por hongos se produce por el contagio en zonas húmedas, como el baño de la casa, las duchas públicas, piscinas o no secarse bien la piel. En el caso de las uñas, también por su manipulación con material contaminado (manicure o podología).

El síntoma más importante para saber si uno tiene hongos, es el cambio del color en las uñas, que pueden verse amarillentas en toda la superficie o por áreas, especialmente en el borde libre. Otro cambio es el engrosamiento de la lámina ungueal y la aparición de mal olor al remover el material que se forma bajo la uñas.

Existen múltiples tratamientos para la onicomicosis, por vía oral o local. La elección del manejo depende del tipo de hongo, si compromete una o varias uñas, el historial médico del paciente, entre otras. La Dra. Mirtha Cifuentes, dermatóloga de Red Salud UC, aconseja seguir estos 7 consejos para evitar una infección por hongos:

  • Asegurarse que los otros miembros del grupo familiar que puedan estar infectados se traten simultáneamente, ya que pueden contagiar al resto de las personas.
  • Secarse muy bien los pies y las manos, incluso si es necesario usar el secador de pelo para los pies después de mojarse.
  • No usar gomas antideslizantes en las duchas, para que no mantengan la humedad y en consecuencia los hongos.
  • Evitar ducharse en lugares con el drenaje tapado donde se acumula el agua.
  • Cuidar la higiene y no compartir zapatos ni calcetines sin lavar con otras personas.
  • Asegurarse que el lugar donde se realiza la manicure o el podólogo que lo atiende esterilice el material que no sea desechable (como las pinzas).
  • No cortar las cutículas de las uñas porque actúan como una barrera protectora frente a las infecciones de las uñas.

Frente a cualquier cambio en las uñas debe consultar a un dermatólogo para saber si el origen se debe a hongos u otra enfermedad con esa reacción.

 Fuente: RED SALUD UC

Compartir en .....