Reunión de coordinación proyecto

Regantes del Embalse Recoleta buscan automatizar su entrega de agua en compuertas

 

El proyecto “Operación y Gestión de un Sistema Automatizado Piloto de Conducción y Distribución del Recurso Hídrico para la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta” tiene como objetivo optimizar el uso del recurso hídrico implementando un sistema automatizado a modo de piloto para conducir y distribuir el agua entre los regantes de esta organización de usuarios del Limarí.

Se trata de una iniciativa financiada en parte mayoritaria por el Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional (FIC-R) y fue postulado por la Universidad Católica del Norte (UCN) a través de su Centro de Innovación en Recursos Estratégicos (CIRE-UCN) en beneficio de la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta (ACER).

La administradora de ACER, María Inés Herrera detalló que “este proyecto parte como un piloto para estudiar las tecnologías que vamos a implementar, buscando que sean acordes a todo nuestro sistema de riego. Se va a evaluar todo el abanico de proveedores que pudiera haber para implementar esta tecnología y ejecutarla en un canal piloto, parte de una red de nuestros canales”.

            En una primera etapa, el proyecto estudiará cuál es el mejor canal para realizar este piloto, considerando tanto elementos técnicos como logísticos. Para este proceso se deben evaluar al menos tres canales de riego, luego se pasa a una segunda etapa en que se define la tecnología a implementar.

Respecto del móvil de este proyecto,  la directora del proyecto de parte de CIRE-UCN, Ximena Uribe, señaló que éste obedece a la estrategia de desarrollo de la asociación de regantes, plasmada en el  Plan Estratégico con el que cuenta esta institución. Además, “el proyecto considera transferir la experiencia de la ejecución del proyecto y los resultados alcanzados para que sea replicado como una herramienta con una potencialidad alta para la eficiencia del recurso hídrico, a nivel regional”, agregó.

Sobre los beneficios una vez implementado el piloto, y mirando en el largo plazo, Herrera agregó  que “con estas mejoras no vamos a tener pérdidas por mala distribución, por lo que va a haber un beneficio para ambas partes –la organización y los regantes propiamente tal-, porque nosotros vamos a generar  una mayor disponibilidad del recurso para distribuirla en todos los accionistas”.

            La duración de este proyecto es de 22 meses y además contribuirá a estandarizar la postulación a proyectos de la Ley de Riego 18.450 administrada por la Comisión Nacional de Riego (CNR). Con esto se busca trabajar para automatizar las 700 compuertas con que cuenta la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta.

 

 

 

Compartir en .....