Embalse Recoleta 3

Regantes del Embalse Recoleta fijan dotación bajo un criterio “muy conservador”

El pasado invierno finalmente trajo consigo las precipitaciones tan esperadas por la región, se logró acumular una cantidad importante de nieve en cordillera y aumentaron los niveles de embalse gracias, principalmente, al ahorro por no riego durante estos días de lluvias. Gracias a estas precipitaciones hoy el Embalse Recoleta acumula cerca de 30 millones de m3, equivalentes al 30% de su capacidad total.

Sin duda este fue un respiro importante para los regantes de la región, y particularmente de la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta (ACER), sin embargo, el llamado es a planificar pensando en una región que atraviesa por un proceso permanente, como es la desertificación.

En esta dirección, el Presidente de ACER, Luis Pizarro, detalló que para esta temporada de riego 2015-2016 “nosotros vamos a distribuir 600m3 por acción, lo que equivale a repartir la mitad del agua que tenemos. Hemos aplicado un criterio muy  conservador de repartir la mitad, porque tenemos que dejar agua para el otro año, para mantener un mínimo de agua como el de este año”.

Estos 600m3/acción/ año se van a entregar a través de turnos, los que implican que cada agricultor tendrá una semana de agua por dos semanas de corta hasta el 30 de abril de 2016.

Sobre la disposición de los regantes al tomar esta decisión en asamblea, Pizarro destacó que “ya con todos estos años de sequía y todas las pérdidas que han tenido en sus cultivos han asumido que el agua es escasa y tenemos que asegurar al menos un par de temporadas de riego. Los accionistas han entendido y asumido este tema y han estado de acuerdo con la resolución del directorio de entregar esta cantidad de agua y de esta manera”.

      Para tener una referencia, la temporada pasada se repartieron 220m3 por acción para los agricultores del Recoleta, por lo que esta temporada hay una mejora, sin embargo, durante un año considerado “normal” se reparten 3.500m3 por acción al año.

      Paralelamente a esta decisión, la organización de regantes del Limarí sigue trabajando en revestir canales y estanques y optimizando las entregas de agua a través de modernización y automatización de sus sistemas, todo con el fin de hacer un uso del agua lo más eficiente posible.

Además,  “con el sistema de turno hacemos que el agua nos dure más, todas las medidas se desarrollan pensando que la sequía llegó para quedarse y que debemos cuidar el agua. Hay conciencia en el regante de que todas las medidas que se tomen son a favor de mantener  el agua para unas dos o tres temporadas agrícolas”, finalizó Pizarro.

 

Compartir en .....