roberta-sorge-142256

Aceite de oliva: ¿Virgen o extravirgen?

Gianella Leonilli, nutricionista y académica UCN, aclara nuestras dudas respecto al consumo de aceite de oliva, sus beneficios y entrega algunas recomendaciones a considerar al momento de comprarlo.

Cuando hablamos de aceite de oliva nos referimos a un aceite vegetal obtenido de la prensa, con la aplicación o no de calor, del fruto del árbol del olivo (aceituna), al que se le han atribuido un sin fin de beneficios.

Una de las principales problemáticas a las que nos enfrentamos como comprador, cuando deseamos adquirir este producto, es la amplia variedad de marcas disponibles en el mercado, las que poseen el descriptor extra virgen o virgen, término que hace referencia al grado de acidez del producto y es un indicador de si es apto, o no, para el consumo.

“El aceite de oliva extra virgen es aquel con menor grado de acidez, siendo el más óptimo para consumo. Le sigue el virgen que tiene un mayor grado de acidez y también lo podemos consumir con seguridad, no así el aceite de oliva lampante ya que es el de mayor acidez y el de peor calidad, sólo recomendado para usos industriales”, explicó Gianella Leonelli, nutricionista y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte.

La profesional además recomendó que el aceite de oliva se dispense en un envase cerrado e idealmente oscuro o protegido de la luz, ya que este tipo de productos se caracterizan por no incluir químicos que ayuden a evitar el deterioro de los lípidos y vitaminas que contiene, los que son altamente sensibles a la luz y oxígeno.

Por otro lado, la académicas UCN destacó que desde el punto de vista nutricional, “el aceite de oliva tiene un alto aporte calórico otorgado por lípidos (de buena calidad), específicamente el ácido graso monoinsaturado oleico, además de ser una buena fuente de vitamina E, un potente antioxidante” y agrega que “desde esta perspectiva, a mayor aporte de ácidos grasos monoinsaturados mejor será el valor nutricional del aceite, segundo aspecto a considerar en la compra (revisión del etiquetado)”.

BENEFICIOS

De acuerdo a lo que explicó la nutricionista Gianella Leonelli, los beneficios del consumo de aceite de oliva están asociados, principalmente, a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares:

1.- Disminuye el colesterol total y colesterol malo (LDL), además de incrementar el colesterol bueno (HDL).
2.- Ayuda en el control de la azúcar en la sangre.
3.- Disminuye la formación de coágulos y con ello el riesgo de trombosis.
4.- Ayuda en el control de la presión arterial
5.- Disminuye la inflamación a nivel tejidos y órganos.
6.- Disminuye el estrés oxidativo.

Finalmente, la experta UCN señaló que otro factor importante a considerar cuando se consume aceite de oliva es que éste es el mejor aceite para cocinar y es ideal para freír, “para esto se recomienda hacerlo a una temperatura media, no superior a los 180ºC y nunca reutilizar el aceite, de esa forma nos aseguraremos de conservar sus beneficios una vez sometido a calor”, aunque aclara que “lo ideal es consumirlo frío, es decir, incorporarlo a las preparaciones una vez servidas en el plato”.

 

Compartir en .....