Jesuitas

La desconocida historia de los primeros jesuitas que combatieron espíritus malignos en La Serena

De acuerdo al libro “Riquezas de los Antiguos Jesuitas de Chile”, escrito por Diego Barros Arana,  el 12 de marzo de 1593, “seis padres jesuitas y dos hermanos coadjutores” enviados desde Perú por el rey de España, Felipe II para “predicar el santo evangelio y atraer a los indios al conocimiento de la fé católica”, llegaron hasta el puerto de Coquimbo.

Se trataba de los primeros miembros de dicha orden religiosa que llegaron a nuestro país, desde allí se trasladaron a Santiago donde llegaron el 12 de abril de ese mismo año.  En el documento da cuenta de un extraño suceso paranormal que enfrentaron los jesuitas durante los días que estuvieron en la zona.

Habiendo tomado tierra en el puerto de Coquimbo, los padres jesuitas fueron hospedados en La Serena en una casa que se ha habían apoderado los espíritus malignos. Todas las noches se sentían ruidos extraños; los demonios no dejaban vivir a los locatarios; y lo que es más prodigioso, pretendieron hacerse fuerte contra sus nuevos huéspedes, turbándolos durante las noches con terribles espantos; pero los padres desarmaron su poder contra los conjuros, los vencieron y los obligaron a abandonar la casa de que se habían posesionado”.

Más adelante se indica que “los padres jesuitas además traían a Chile otro elemento no menos valioso que su poder para hacer milagros; las reliquias de algunos santos. En la navegación habían perdido una del apóstol San Matías (lo lanzaron al mar para calmar una furioso tormenta); pero le quedaba otra de mucho precio, la cabeza de una de las once mil vírgenes, reliquia insigne”.

Tras su paso por La Serena, los jesuitas se trasladaron hasta Santiago que “era en esa época una ciudad tan pobre como devota. Su población no pasaba de 1.000 almas y según un documento muy curioso, tenía poco más de 160 casas bastante humildes; pero poseía los conventos de San Francisco, Santo Domingo, la Merced, un monasterio de monjas y tres ermitas, la de San Lázaro, la de San Saturnino y la de Nuestra Señora de Guía”.

Es interesante saber que hace 425 años en La Serena ya se hablaba de fenómenos paranormales.

Compartir en .....