Niños Corriendo

La importancia del juego en el desarrollo y la personalidad de los niños

Como una forma de rescatar la importancia de la actividad física, lúdica y educativa, los juegos continúan siendo parte importante del crecimiento de los niños por cuanto es fundamental para el desarrollo a nivel social, físico, mental y afectivo de cada individuo.

Desde 1998, y cada 28 de mayo, se celebra el “Día Mundial del Juego” como una forma de contrarrestar los efectos de la era tecnológica que ha ido impactando en nuestras sociedades entregadas al sedentarismo a través de las computadoras, teléfonos inteligentes o  tablets.

De hecho, en el caso chileno, el sedentarismo está impactando cada vez más fuertemente y en obesidad infantil somos de los países con los más altos índices a nivel mundial.

Según la sicopedagoga Maria Teresa Cantallopts, de la Red Internacional de Educación Cognita,  “el juego cumple un papel importante en el desarrollo de los menores ya que favorece el crecimiento, las habilidades mentales, afectivas, sociales y físicas”.

La especialista agrega que “el juego en los niños funciona como un medio para expresarse y adquirir conocimientos y capacidades básicas para las siguientes etapas de la vida”.

Muchos son los beneficios que genera el juego en la niñez, principalmente le permite a cada menor conocer su mundo, descubrir su cuerpo, desarrollar las relaciones interpersonales, su vocabulario e imitar roles de adultos.

“El rol fundamental de la familia en el reconocimiento del disfrute en el juego es fundamental, este goce en las experiencias lúdicas se inicia en edad temprana y se mantiene en la adultez teniendo un rol fundamental en elementos tan claves como la socialización, el aprendizaje y la construcción de resiliencia”, señala la especialista.

Actualmente existen muchas plataformas tecnológicas que se asocian a juegos y que son preferencia de niños, jóvenes y adultos, la invitación es a fomentar juegos que incorporen el trato directo, como por ejemplo: los juegos de salón –en niños y adolescentes- ya que favorecen las relaciones interpersonales, el lenguaje verbal y no verbal, seguimiento de reglas y respetar turnos, desarrollo de la imaginación  y estrategias entre otras.

La profesional indica que un punto esencial es el rol de los padres como agentes modeladores de conducta en el juego.  “Los niños desde temprana edad observan de su medio cercano pautas de socialización y respuesta  a situaciones que muchas veces le son difíciles de resolver pero que con ayuda de una adulto modelador van  observando las respuestas adecuadas  y haciéndolas propias, al igual que lo harán en el juego”, señala.

Ayudando a crecer

Para la especialista de Cognita, entre los principales beneficios que el juego crea en los niños están las habilidades físicas que les permiten agarrar, sujetar, correr, trepar y balancearse. También mejora el habla y el lenguaje para la comunicación y expresarse oralmente contando cuentos, además del desarrollo de destrezas  sociales porque les entrega herramientas para cooperar, negociar, competir, seguir reglas y esperar turnos.

Otros factores igualmente importantes es que desarrollan la inteligencia racional al comparar, categorizar, contar y memorizar y también la inteligencia emocional, al centrarse en la autoestima y compartir sentimientos con otros.

“El aprendizaje que adquieren los niños a través del juego es clave para formar su carácter para enfrentar el futuro”, concluye la sicopedagoga María Teresa Cantallopts.

Compartir en .....