Ximena Muñoz, nutrióloga

Cómo sacarle el máximo provecho a la canasta familiar del Gobierno

Este viernes comenzó la entrega masiva de las canastas familiares para aquellos sectores de la población que se han visto fuertemente afectados por la crisis social y económica detonada por la pandemia del covid-19.  Esta medida, que beneficiará a cerca de 2,5 millones de hogares, está pensada para un grupo familiar de cuatro personas e incorporará más de 17 productos de primera necesidad, que en su mayoría destacan por su aporte calórico.

“En esta caja hay que aprovechar el consumo de legumbres, ya que un kilo alcanza perfectamente para 8 a 10 porciones. Si se mezclan con algún cereal, por ejemplo, lentejas con arroz o porotos con rienda, los aminoácidos se complementarán y eso provocará que tengamos una muy buena calidad proteica en cada uno de los integrantes de la familia”, aseguró Ximena Muñoz, nutrióloga de Clínica MEDS.

Según la profesional, “hay que aprovechar la inclusión del jurel en lata, en vez de recurrir a las vienesas. Se pueden hacer diferentes variaciones de platos con esta conserva, como croquetas o caldillos. Eso sí, de todos los productos que están en la caja hay que tratar de evitar el consumo excesivo de azúcar. Este producto, si bien no se justifica desde el punto de vista nutricional, me imagino que fue incluido por un tema calórico”.

Respecto de la forma de optimizar el consumo de cada producto que está incluido en esta caja, la profesional de Clínica MEDS explicó que en el desayuno se puede utilizar el té y la leche en polvo para los niños, y acompañarlo con un pan tostado untado con mermelada.

En relación a las comidas que se pueden preparar, la nutrióloga hizo un llamado a planificar cada una de las preparaciones, sugiriendo que se destinen dos días a la semana al consumo de legumbres, como lentejas y garbanzos, y tratar de acompañar al arroz con tortillas de verduras o con croquetas de jurel.  Asimismo, recomendó cocinar tallarines con salsa de tomate, de preferencia una vez por semana,  e incorporar sopas naturales dentro del menú.

“Se entiende que detrás de esta canasta hay una alimentación de emergencia, pero una buena medida de extender el uso de estos productos es complementarlo con la compra de frutas y de aquellas verduras que resistan de buena forma al congelamiento y que son beneficiosas para el organismo, como  porotos verdes, zanahoria y zapallo. Si se añade el huevo, que es una muy buena fuente proteica, mucho mejor”, concluyó la doctora Ximena Muñoz.

Compartir en .....