JaimeAlonso-UCentral

Jaime Alonso Barrientos, vicerrector regional de la UCEN: “Crecer en el conocimiento es algo que Chile necesita y lo que buscamos es aportar postgraduados que contribuyan al país”

En un mundo globalizado, el mercado laboral requiere de profesionales con una formación sólida, comprometidos con su entorno, el desarrollo humano y que sean capaces de adaptarse a los cambios.  La Universidad Central Región de Coquimbo imparte programas de continuidad de estudios que permiten a los profesionales complementar su trabajo con el estudio.

Entre sus alternativas académicas está el MBA en Gestión de Negocios, programa que inauguró su año académico con una charla dictada por el exministro de Hacienda y actual decano de la facultad de Políticas Públicas de la London School of Economics and Political Science, Andrés Velasco.

Para conocer más sobre estas alternativas académicas y los aspectos que deben considerarse a la hora de iniciar un postgrado, hablamos con Jaime Alonso Barrientos, Vicerrector Regional Universidad Central (UCEN).

¿Cuál es importancia que los profesionales adquieran nuevas herramientas en su formación?

“Hoy estamos pasando por un quiebre, que no tiene que ver sólo con la pandemia, sino que tiene que ver fundamentalmente con las capacidades de absorber experiencia que tiene la humanidad frente a lo que está viviendo. Eso dicho muy en breve, va a condicionar lo que hacen las universidades, sin lugar a dudas. Antes se hacía una separación entre lo duro y lo blando, por lo que había la sensación que había conocimientos más importantes que otros, claramente eso ya no es así. Vivimos en un mundo donde el conocimiento es complementado y que nos exige tener que valorar distintas miradas de lo que significa su construcción y por qué no decirlo, también gestionar.  Por ello, para la Universidad Central es muy importante desarrollar programas de postgrado, no solamente en la gestión de negocios, sino que en todo aquel espacio donde la región, y el norte de Chile puedan desarrollar actividades que complejizan el conocimiento, la producción y también den oportunidades a la sociedad”.

Frente a estos nuevos desafíos. ¿Cuál es la propuesta del MBA que imparte la UCEN?

“En el ámbito de la gestión de negocios, cuando la Universidad Central trajo a Coquimbo los postgrados pensó no solamente en especializar, sino que en diversificar. Si hacemos memoria y nos vamos unos años atrás, la oferta que existía aquí era bastante limitada, en una zona donde hay un debate cultural, mucha inquietud, muchos profesionales motivados y las universidades no daban el espacio para que estos talentos pudieran seguir explorando su inquietud, y por ende las posibilidades de la región en distintos ámbitos. Es así como el MBA de la Universidad Central, no solo incluye herramientas relacionadas con la gestión, sino que pone énfasis en lo que significan las relaciones humanas, con la cultura, y la observación social. ¿Por qué? porque creemos que ninguna organización construye a partir de la mirada de datos o los recursos, sino que el centro está en las personas. Efectivamente frente a esta pandemia, ahí está el centro, en las personas y en cómo nosotros construimos un sello de un profesional de negocios que esté orientado a la organización de distinto tipo, tanto privadas como públicas, y que pongan énfasis en ello. Creo que eso será clave de cara a la reactivación”.

MOTIVACIÓN PARA APRENDER

¿Qué aspectos uno debe considerar antes de iniciar un posgrado?

“Yo siempre he dicho que un postgrado -al ser una estación importante en el camino hacia el futuro- requiere una motivación y vocación por lo que ese posgrado entrega, Creo que eso es clave. Crecer en el conocimiento es algo que Chile necesita y lo que buscamos es formar posgraduados que contribuyan al país, que aporten a la sociedad. Segundo, buscar como este postgrado me enseña no solo en lo profesional, sino que como experiencia. El postgrado hoy tiene que ser una experiencia, no tiene que ser una pasada de materia teórica, sino que debe establecer desafíos de creación, de conocimientos, de innovación, generación de vínculos y aporte al crecimiento humano y técnico. Creo que esa búsqueda de experiencia es súper importante y, por lo tanto, quien busca el posgrado debiera fijarse en el proyecto de universidad donde hace ese postgrado. Que no sólo entregue contenido. Otro aspecto relevante tiene que ver con los profesores que constituyen el postgrado, se requiere una mezcla entre conocimiento teórico y práctico, que hace la diferencia en un programa como este. Nuestros alumnos del MBA no sólo buscan que les citen un libro, sino que también que uno les transmita experiencia”

La inauguración del MBA de Gestión de Negocios tuvo al exministro Andrés Velasco como invitado central. ¿Cómo se relaciona aquello con el sello que quiere darle la universidad a sus postgrados?

“El primer tema de nuestros postgrados y de la mirada de la universidad es que el conocimiento no está para almacenarlo dentro de las instituciones, sino que una universidad tiene que estar relacionada con el entorno social. Dicho eso, el MBA se inauguró con Andrés Velasco, porque en su malla formativa y en su forma de trabajo no solo pretende que se entreguen conocimientos establecidos en un programa, sino que incorpora una serie de relaciones y debates con actores relevantes de la sociedad; por eso se pensó en él, por su calidad de decano de la London School of Economics y por su calidad de académico en políticas públicas. El MBA busca generar debate no solo al interior del programa, sino que también es una invitación al mundo público, académico, al país, en lo que significa una charla abierta, en términos de analizar hoy la crisis del COVID, vista no sólo desde la economía o la política, sino que desde la mirada de un académico destacado como es Andrés. Se conectaron por la plataforma del medio, más de 200 mil personas en un momento. Lo que hacemos es compartir conocimientos a la región y el país”.

¿Cómo la universidad ha podido utilizar los recursos tecnológicos para seguir conectados con sus alumnos?

“Esta pandemia impactó todo el trabajo que desarrollamos habitualmente, que son las clases presenciales. Tuvimos que adaptarnos y para eso instalamos rápidamente una plataforma de clases, tipo online, en la cual se calendarizó y se estableció un sistema en ese formato. Se abrieron posibilidades de apoyo a los estudiantes que lo necesitaran. Se han entregado 103 tablets y 130 chips, para s alumnos con problema de conectividad. En algunos casos se han entregado notebooks o softwares más sofisticados. En este proceso, hemos realizado una jornada con los alumnos para conocer cómo ha sido esa experiencia, hemos conversado con los profesores, para ver cómo fue para ellos. Ahí nos dimos cuenta que, además de ayuda en términos materiales, era necesario establecer semanas de pausas académicas y entender la necesidad de adaptarse a esta plataforma nueva y de mirar el computador. Creemos que es fundamental, además, adaptar las formas de evaluación y considerar el trabajo en equipo. Hoy se está valorando mucho más el hecho que los estudiantes construyan conocimiento en conjunto, entre ellos. Respecto del segundo semestre, estamos haciendo una planificación especial. Como universidad hacemos un llamado a respetar las medidas sanitarias, y reflexionar en torno a nuestra responsabilidad, no sólo con nosotros, sino que con otros”.

Compartir en .....