17.7 C
La Serena
Martes, Enero 31, 2023
spot_img

Los 10 problemas de salud más frecuentes del verano

“Si bien el análisis sobre el consumo de medicamentos de la población desde 2011 a 2021 que acaba de publicar el Ministerio de Salud indicó que los ansiolíticos y antidepresivos ocupan el segundo lugar de consumo en Chile tras la pandemia, el verano presenta sus particularidades, sobre todo durante las vacaciones, en temas de salud”, señala el Director Médico de Atrys Chile, Sergio Hott.

En más de una ocasión, en pleno veraneo en un lago del sur de Chile, por lo menos una de las cuatro hijas de Carlos ha sufrido quemaduras solares en su piel por no usar bloqueador.

En otra oportunidad le tocó una invasión de zancudos, cuyas picaduras dejaron a la familia llena de ronchas y otras veces ha sido la gastroenteritis la protagonista del verano.

Las quemaduras solares, las picaduras de insectos y la gastroenteritis son algunos de los 10 problemas de salud más frecuentes del verano.

  1. Quemaduras solares

Cada verano que pasa, se necesita menos tiempo de exposición para que se produzcan quemaduras solares. “Los síntomas son fáciles de detectar, ya que se advierte un enrojecimiento de la piel que duele al ser tocada y a veces aparecen pequeñas ampollas llenas de líquido que pueden romperse. Además, puede haber malestar en los ojos y si la exposición es más grave sufrir de dolor de cabeza, fiebre, náuseas y fatiga. En estos últimos casos se recomienda ir al médico, pero si el episodio fue más leve se recomienda la hidratación constante y no exponerse nuevamente al sol directamente”, explica Hott.

  1. Picaduras de insectos

El verano también es la estación favorita de los insectos, ya que aumenta su número considerablemente y como las personas suelen permanecer más tiempo al aire libre hay más probabilidades de ser víctima de una picadura. La buena noticia es que no suelen generar problemas graves. La mala noticia es para las personas que son alérgicas, las cuales deben consultar un especialista, tomar las precauciones y consultar frente a cualquier picadura que provoque más que una picazón, como dificultad respiratoria, una lesión cutánea “fea”.

“En caso de picaduras, se recomienda enfriar la piel y no rascarse para evitar una infección. Ahora, si aparece una roncha grande con costra y secciones distintas a las habituales, hay que ir de inmediato a un servicio de urgencia”, sostiene el Director Médico de Atrys Chile.

  1. Gastroenteritis

Si los síntomas son dolores abdominales, vómitos, náuseas y diarrea es probable que haya entrado en escena la gastroenteritis, que en verano suele ocurrir por tomar agua no tratada, directamente de un río, vertiente o de un pozo.

También, hay otras causas como un alto aumento en el consumo de alcohol y alimentos, sobre todo si se encuentran en mal estado, debido a las bacterias que habitualmente se encuentran presentes.

“En principio, la gastroenteritis no es grave y bastaría cuidar la dieta y evitar la deshidratación, además de tomar agua hervida o embotellada”, recomienda el especialista.

  1. Alergias

En enero del 2015, Cristóbal se encontraba de vacaciones en Puerto Varas y luego de caminar por una calle se le hincharon los ojos y la nariz. ¿Qué pasó? Sufrió una reacción alérgica debido a la vegetación que había en el lugar.

Ahora, en el verano las alergias también pueden detonarse por cambios en la dieta, ya sea por experimentar con platos exóticos en algún viaje o comer fuera de la casa con mayor frecuencia.

Si bien existen medicamentos como antihistamínicos, siempre es bueno consultar a un especialista para conocer el origen de la reacción alérgica y seguir sus indicaciones. Este último fue el causante de los problemas de Cristóbal en Puerto Varas. “Desde niño dependo de antihistamínicos e inhaladores nasales para sobrevivir entre agosto y abril. Ese año los dejé, me hice el valiente y fue terrible”.

  1. Hongos

Otro problema es la inflamación de la piel, frecuente en los pies, a causa de hongos que aparecen por la humedad del sudor o por no secar bien los pies después de la ducha o bañarse en el mar o en la piscina. En este caso, hay que recurrir al médico para recibir el tratamiento adecuado.

  1. Infección de oído

Alberto hace varios años que evita las piscinas y el mar. Dice que tiene los conductos auditivos muy estrechos y que cada vez que se lanzaba a las aguas terminaba con los oídos tapados.

La otitis externa es una infección causada por la acumulación de agua en el oído después de nadar que si permanece húmedo favorece el crecimiento de ciertas bacterias. En principio las clásicas gotas bastan, pero si hay complicaciones se debe recurrir a antibióticos dados directamente por su médico.

  1. Cistitis

Un descuido veraniego es despreocuparse por quedarse con el traje de baño mojado durante mucho tiempo, especialmente los niños. Esto puede provocar una infección urinaria que afecta a la vejiga y provocar intensos dolores al orinar.

“Cabe señalar que la mayoría de las veces la cistitis es de origen bacteriano, pero hay otros factores como algunos medicamentos, tratamientos con radiación en la zona pélvica, uso prolongado de una sonda u otros cuerpos ajenos al organismo, sustancias químicas presentes en productos de higiene o por complicaciones de la diabetes y los cálculos renales, entre otras afecciones”, agrega Hott.

  1. Conjuntivitis

La irritación y la picazón en los ojos son los síntomas habituales de esta inflamación provocada, principalmente, por virus o bacterias. Se caracterizan por ser muy contagiosas a través del contacto directo con secreciones respiratorias y oculares y en verano es frecuente que se transmita en las piscinas o centros deportivos.

  1. Resfrío común

El caso de Marcela es bastante común. El aire acondicionado y, sobre todo, los ventiladores en las oficinas son algunos de los culpables de los resfríos que sufre cada verano. “El cambio de un ambiente climatizado interior al calor exterior me hace pésimo”.

La receta para los resfriados suele ser mucho líquido, aunque hay algunos alimentos que pueden ayudar a combatir los síntomas como los cítricos, kiwis, perejil, pimientos rojos y los berries, entre otros, ayudan al sistema inmunológico.

  1. El aumento del peso corporal

Muchas personas hacen grandes esfuerzos físicos y psicológicos para llegar en buena forma al verano, pero al salir de vacaciones dejan de ejercitarse, comienzan a comer desordenadamente, aumentando su ingesta calórica y suben de peso.

“Unos pocos kilos no presentan mayores complicaciones, sin embargo, esto suele transformarse en un problema dada su asociación a más de otras 236 enfermedades como diabetes, apnea del sueño, el alza de la presión arterial, colesterol alto, hígado graso, dolores osteoarticulares, cáncer y una amplia gama de desórdenes psicológicos, entre otros”, menciona el Sergio Hott.

Notas Relacionadas

Conéctate

4,941FansMe gusta
1,615SeguidoresSeguir
4,264SeguidoresSeguir
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img