8.7 C
La Serena
Miércoles, Julio 17, 2024
spot_img

Mascotas en invierno: ¿En qué debemos fijarnos?

Aunque el cambio climático hace de las suyas, las temperaturas de la zona central –sobre todo las mínimas—ya indican que se aproxima el invierno. Es hora de desempolvar las estufas, airear los abrigos y limpiar con optimismo las canaletas. Son varias las preparaciones que debemos considerar para enfrentar el invierno con buena cara, y eso incluye a nuestras mascotas

RetroTour

“En el inicio de las temporadas frías hay que tener cuidado con nuestras mascotas, ellos tienen una temperatura corporal más alta que nosotros y pueden comenzar a sentir el fresco del clima antes”, explica el Dr. Carlos Galleguillos, director del Hospital Clínico Veterinario Santiago Centro, recinto que la Universidad Andrés Bello recientemente inauguró en la comuna de Santiago.

A juicio del especialista, lo principal es evitar los cambios de temperatura bruscos, ya que tanto perros como gatos quedan más expuestos a algún virus o agente causal de enfermedad. “Resfriarse no es una consecuencia directa de sentir frío”, advierte Galleguillos. “Más bien la calefacción expone a las mascotas a los cambios de temperatura, y esto hace que sean más vulnerables a resfriarse si están en contacto, por ejemplo, con un virus o un animal enfermo”.

A continuación, te dejamos algunos consejos para cuidar de tu mascota en esta temporada invernal:

  • ¡Ojo con las estufas!

Tanto perros como gatos disfrutan cuando se comienza a calefaccionar el hogar, pudiendo muchas veces quedar demasiado cerca de las fuentes de calor, sean estufas, calefactores o chimeneas.  “En estas épocas comenzamos a ver pacientes que llegan con algunas quemaduras, muchas veces de pelo, pero en ocasiones también de piel”, explica el Dr. Galleguillos. Para evitar lesiones y cambios de temperatura extremos, asegúrate de que tu mascota disfrute del calor a una distancia prudente.

  • Ropa para mascotas: ¿Sí o no?

“No podría definirlo como una necesidad básica”, dice el director del HCV Santiago Centro, “pero hay muchos animales de compañía, sobre todo perros y gatos de poco pelo, que están acostumbrados al uso de este tipo de implemento y efectivamente se sienten abrigados y les gusta, sobre todo en sus paseos durante la época invernal”.

Lo cierto es que tanto perros como gatos tienen mecanismos de regulación que los ayudan a soportar distintos tipos de clima, por lo que la ropa funciona como un complemento. Por ejemplo, señala el especialista, “hay perros a los que les sale otro tipo de pelo para protegerse del frío, se ponen un poco más peludos”.

Si vamos a utilizar estas prendas, el Dr. Galleguillos recomienda darle el mismo tratamiento que al resto de la ropa. “No es posible ponerle al perro el mismo chaleco durante tres meses”, advierte. “Hay que lavarlo habitualmente con detergentes que sean aptos para todo tipo de piel, de ph neutro, y así evitar una dermatitis”. La ropa de mascotas puede generar un microclima entre la tela y la piel, en donde pueden proliferar hongos o bacterias, por lo que es importante que las prendas estén limpias, secas y se cambien regularmente. Y por supuesto, ¡cuidado con sobreabrigar!

  • ¿Es necesario que perros y gatos duerman bajo techo en invierno?

Tanto en invierno como en verano, es importante que perros y gatos tengan la posibilidad de cobijarse bajo un techo que los proteja. “Para ser más concreto, esta necesidad se encuentra presente dentro de los pilares del bienestar animal, que se refieren al conjunto de necesidades básicas que se requiere para que un animal se encuentre en un estado de bienestar en el lugar donde vive”, asegura el Dr. Galleguillos. Al pilar que abarca el aspecto de alojamiento se suman aquellos que tienen relación con la alimentación, el estado de salud y el comportamiento animal, asegurando así que las necesidades de las mascotas sean cubiertas.

  • ¿Cuándo es necesario acudir al veterinario?

Si hablamos de resfríos los síntomas más clásicos en perros, por ejemplo, son la tos o los estornudos, “aunque depende del virus” indica el Dr. Galleguillos, “los más comunes siempre parten con tos, y pueden ser muy contagiosas”.

En felinos la cosa es un poco distinta. “Es raro ver a un gato toser. De hecho, si ocurre hay que ir directo al veterinario, sí o sí. En gatos son más comunes los estornudos, mocos, ulceras en la boca, salivación y algunos otros síntomas”.

Claudio Galleguillos además precisa que existen diversos motivos por los cuales asistir al veterinario. “Muchas veces nos quedamos con los signos más llamativos, como son los vómitos, los problemas respiratorios, las convulsiones o las cojeras, pero hay cosas menos llamativas que también requieren ser consultadas con prontitud”. Entre estos síntomas se encuentran los problemas en los ojos, la presencia de lesiones en la piel, la aparición de aumentos de volumen o bultos palpables, la salivación excesiva, la disminución en el consumo de alimento y las dificultades para orinar o defecar.

Notas Relacionadas

Conéctate

4,941FansMe gusta
1,615SeguidoresSeguir
4,319SeguidoresSeguir
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img