Consejo Nacional de Producción Limpia apoya al sector pisquero para medir Huella de Carbono y mejorar la eficiencia energético

PisquerasEsto, con el propósito de realizar una caracterización de la gestión productiva y ambiental de las empresas del rubro,  que identifique los puntos críticos del proceso, para establecer mejoras, las cuales puedan ser implementadas a futuro.


El sector pisquero enfrentará un nuevo desafío para mejorar la calidad de sus procesos, incorporando en ellos materias sumamente relevantes a  nivel mundial, como lo son el cálculo de la Huella de Carbono (HC) y la eficiencia energética.

Así lo dio a conocer el secretario ejecutivo regional del Consejo de Producción Limpia,  CPL,  Roberto Rojas, quien valoró el hecho de que este consejo, a nivel nacional, haya aprobado el correspondiente financiamiento para poder llevar a cabo las primeras etapas de tan valiosa iniciativa.

Lo anterior, con el propósito de realizar una caracterización sobre la gestión productiva y ambiental de las empresas del rubro, identificando puntos críticos del proceso, para establecer brechas y mejoras, las cuales puedan ser abordadas a futuro.

Esto, sobre la base de elementos innovadores, como por ejemplo, la aplicación del concepto  de eficiencia  energética.

Asimismo, la evaluación de alternativas de energías renovables no convencionales y la medición de la HC, es decir, la cantidad de gases de efecto invernadero que provocan las distintas actividades humanas.

Dicha medición se hará considerando una muestra representativa del sector, obteniendo una línea base de las emisiones de gases efecto invernadero, derivadas del propio quehacer del rubro, lo que permitirá generar planes de reducción y disminución de consumos energéticos.

Los beneficiarios directos con esta iniciativa son los integrantes de la “Asociación de Productores de Pisco y Producción de Uva Pisquera”, la cual agrupa a 9 empresas del sector (mayoritariamente, en la categoría PYME), con 17 instalaciones y una superficie plantada de 10 mil hectáreas, distribuidas en las regiones de Coquimbo y Atacama.

Entre los demás aspectos que abarcará el proyecto, destacan: diagnóstico de la situación ambiental, de salud ocupacional, y seguridad industrial; e identificación de alternativas para mejorar los procesos productivos de  las empresas asociadas.

También, detección de riesgos en las instalaciones, que puedan ser minimizados con mejoras de gestión; análisis de externalidades ambientales negativas del sector, a través de una caracterización de sus emisiones y el manejo de las mismas. Esto, además de evaluaciones sobre la normativa vigente y correspondientes niveles de cumplimiento.

Compartir en .....