Municipio de Ovalle solicita emergencia agrícola para el secano comunal

AGUA_POTABLE_ovalle

Un estudio dado a conocer por la alcaldesa de Ovalle Marta Lobos, para sensibilizar al gobierno frente a la declaración de emergencia agrícola que tiene pendiente esta comuna, devela la difícil situación que viven 1.107 familias que dependen de la agricultura familiar campesina.

 

Actualmente, el municipio de Ovalle debe llevar agua a 12 mil personas, lo que representa una inversión anual de $ 120 millones de pesos. Son 6 los camiones aljibes con los que cuenta la entidad consistorial, los que al mes deben recorrer cerca de 4 mil kilómetros.

El Departamento de Desarrollo Rural del municipio maneja antecedentes de 700 pozos y norias de la comuna, observándose una disminución grave en la disponibilidad de agua (50% promedio) para riego en el sector del secano interior y secano costero, lo que afecta seriamente a la actividad agropecuaria poniendo en riego siembras, plantaciones y el agua para los animales.

“No quisimos hablar antes hasta tener un completo diagnóstico de la situación de nuestras fuentes de agua potable rural, fuentes de agua para riego en secano y el estado actual de nuestra distribución de agua potable. Podemos decir con absoluto conocimiento, que el ministro de Agricultura debe considerar nuestro diagnóstico y declarar la emergencia agrícola en Ovalle, se requiere de manera urgente, para que muchas familias de nuestro territorio no sigan sufriendo”, indicó la alcaldesa.

En relación a los crianceros, el informe se refiere a las 350 familias que dependen de esta actividad, gracias al programa Prodesal del municipio, lo que representa 13 mil cabezas de ganado caprino. Hasta la fecha se reportan perdidas de animales en alrededor de un 5% aproximadamente, registrándose principalmente en las localidades del secano interior, debido a la escasez de fuentes de agua.

Las situaciones más graves de disminución de los niveles de agua están en Los Canelos (78%), Oruro Alto (78%), Peñablanca (86%), Los Trigos (85%),y Aguas Buenas , Pejerreyes, Cerro Blanco, Romeralcillo y La Coipa (todas con un 80% de pérdida).

La alcaldesa Lobos agregó que “el problema es grave, no podemos seguir esperando más tiempo, porque sólo en la agricultura familiar campesina son 1.107 las familias afectadas y 270 las familias de crianceros. Hay problemas para los cuales requerimos ayuda directa de más camiones aljibes y otras situaciones que pasan por contar con infraestructura menor de riego, con inversiones que se puedan mantener en el tiempo”.

Compartir en .....