Industria pisquera desarrolla nuevas herramientas para enfrentar períodos de sobreproducción de uva

Imagen_nuevas_oportunidades_jun11Buscar nuevas alternativas de negocios para enfrentar potenciales períodos de sobreproducción de uva, es una de las estrategias que está trabajando el Programa de Innovación Territorial, (PIT), Nuestro Pisco, ejecutado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) y cofinanciado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), y las empresas pisqueras.

El objetivo es, a través de los servicios de Fundación Chile, analizar una nueva cartera de productos que puede ser introducida en la industria o desarrollada por los propios productores cuando haya excedentes de materia prima.

“Hoy es existe una holgura, un nivel de precios atractivos, derivados de una escasez puntual de uva en el mercado del vino. Puede ser de corto plazo, y podemos volver a un escenario de excedentes, la materia prima va a bajar de precios y va haber problemas para los productores. Por ello, debemos prepararnos para tiempos difíciles”, señaló el presidente de la Asociación de Productores de Pisco, Pelayo Alonso.

Actualmente se están estudiando más de una veintena de alternativas en base a uva pisquera, las cuales han sido divididas para su análisis en tres grupos: Productos no Alcohólicos, como glucosa, bioetanol; Productos Alcohólicos como vinos espumantes, vodka, brandy; y productos no alcohólicos derivados de los subproductos de la uva como Resveratrol y OPC (Oligomeric Proanthocyadinos), entre otros.

Este estudio corresponde a una de las ocho líneas de trabajo que considera el PIT Nuestro Pisco, y que se denomina: “Nuevas Oportunidades de Negocio a partir de Uva Pisquera”, su objetivo es evaluar alternativas de producción para enfrentar de mejor manera posibles variaciones de precio y mercado inherentes a este sector.

De acuerdo a diversos parámetros técnicos, comerciales y económicos, la investigación se focaliza en productos que deben ser elaborados específicamente con uva pisquera, analizando su viabilidad.

En lo técnico, se considera evaluar la disponibilidad de tecnología, como también, una localización que permita un acceso competitivo a la materia prima y mercados de destino.

Referente a lo comercial, se están analizando aquellos aspectos que garantizan cierto nivel de crecimiento y escala de negocio, con precios que permitan cubrir los costos directos, admitiendo la entrada de un nuevo competidor. Igualmente, se toman en cuenta los canales de distribución más idóneos y la disponibilidad de materia prima, en términos de calidad y cantidad.

En lo económico, serán considerados aquellos criterios relativos al tamaño de las inversiones requeridas, junto a factores administrativos y comerciales. Lo que se busca en definitiva, es que estas alternativas sean rentables y sostenibles para el sector.

Para evaluar preliminarmente las diversas alternativas, Fundación Chile recopiló gran cantidad de información de mercado tanto a nivel nacional como internacional, también realizó una serie de entrevistas a actores relevantes de la industria nacional como de las instituciones públicas y privadas relacionadas con este sector económico.

En definitiva, se espera que este estudio aporte a la identificación de productos alternativos rentables, que pudieran representar nuevas oportunidades de negocio para la base productiva e industrial de este sector, conformada por 2.726 productores de uva pisquera, de los cuales, el 85% posee superficies iguales o menores a 5 hectáreas, siendo uno de los rubros de mayor importancia para la pequeña agricultura.

Pasos a seguir

En la siguiente fase del proyecto se abordarán antecedentes técnico-económicos sobre estas nuevas oportunidades de negocio, en las que se agruparán los productos según su complementariedad comercial, analizando su calce con los perfiles empresariales y productivos existentes.

También Fundación Chile está realizando visitas a las empresas pisqueras para conocer las capacidades existentes y evaluar en terreno la probable implementación de estas alternativas.

Según Flavio Araya, jefe del estudio por parte de Fundación Chile, “este trabajo permitirá dar luces de la factibilidad de una serie proyectos de negocio que podrían contribuir a canalizar una proporción de la producción de uva pisquera que actualmente no se destina directamente a la elaboración y comercialización de pisco”.

El ejecutor, también dijo que “se espera que las empresas del sector puedan tomar los planes de negocios genéricos priorizados y que los adapten a sus condiciones particulares para implementarlos, de manera que esta iniciativa se traduzca en resultados concretos de mayor valor para la zona”.

Según el asesor de Nuestro Pisco, Pedro Hernández, “esta iniciativa viene a generar alternativas para solucionar probables situaciones de excedentes de uva, que en períodos pasados se han traducido en menores precios para los productores, afectando obviamente en mayor magnitud a los más pequeños, que es gran parte del universo de los integrantes de esta agroindustria”.

Para la directora del PIT, Paulina Cerda, “este de estudio puede contribuir a que los diversos tipos y tamaños de empresas que participan del sector pisquero desarrollen un modelo de negocio más estable, que se traduzca en mayores ingresos y oportunidades de invertir en innovación y competitividad.

Compartir en .....