Proyecto ejecutado por el INIA pretende resguardar material genético por más de cien años

CRBP_03Salvaguardar la biodiversidad de Chile a través de la conservación e investigación de los recursos vegetales, microorganismos y genes, además de implementar sistemas de intercambio, documentación y seguridad con estándares acreditados tanto para especies nativas y alimentarias es el trabajo que realiza el “Programa de Recursos Biológicos Públicos”, del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) en diferentes regiones de nuestro país.

Esto permitirá elevar los estándares de calidad y de gestión de la conservación e intercambio de recursos genéticos estratégicos para el país lo que tendrá un impacto positivo directo sobre distintos usos tales como, programas de mejoramiento genético e investigaciones y desarrollos biotecnológicos que trabajan sobre la base de estos recursos. Además se orienta a la búsqueda de alternativas a problemas actuales como la adaptación al cambio climático, mitigación de contaminantes, uso de biocombustibles y biofertilizantes, entre otros temas de relevancia mundial que contribuyen al desarrollo sustentable.

Según el Coordinador del proyecto, Rómulo Oses, esta iniciativa nace con el objetivo de preservar el patrimonio genético para futuras generaciones frente a escenarios de catástrofes, problemas fitosanitarios y variaciones en el clima, “frente a un escenario cambiante es esperable que nuevas enfermedades podrían afectar a los cultivos agrícolas, por lo tanto, si los cultivos no se resguardan en banco de germoplasma en forma adecuada, es posible que puedan perderse para siempre, por lo tanto se tienen que almacenar todos aquellos recursos que son vitales para la humanidad como es el caso de especies cultivables de interés alimentario así como aquellos materiales nativos plantas y microorganismos, con un enorme potencial biotecnológico. Nuestras capacidades nos permiten resguardar germoplasma de materiales de aquí a cien años más”.

El especialista y encargado del Banco Base de Semillas de Vicuña del INIA Intihuasi, Dr. Pedro León, agrega que “esta iniciativa viene a optimizar todos los procesos de recolección, conservación y distribución de los recursos genéticos del país, además de fortalecer las capacidades de INIA, referidas al equipamiento e infraestructura para resguardar estos materiales.”

Según León, los bancos de germoplasma del INIA resguardan un gran porcentaje de la diversidad genética asociada los cultivos esenciales y estratégicos para el desarrollo agrícola y seguridad alimentaria del país, como es el caso de las colecciones de poroto, trigo, maíz, papas, uvas, entre otras. Asimismo, cerca del 20% de las especies silvestres de la flora chilena están protegidos y se espera que para el 2020 se almacene el 40% de este patrimonio.

Compartir en .....