18.7 C
La Serena
Domingo, Febrero 5, 2023
spot_img

Más de un millón de chilenos en riesgo por hipoglicemias mal diagnosticadas o sin tratar

La pandemia de la diabetes, que se proyecta afectará a más de 2 millones de chilenos para 2030 y a unas 400 millones de personas en el mundo, presenta un desafío importante: las hipoglicemias.  Conocidas como  “bajas de azúcar”, que en general no son reportadas por los pacientes y pueden representar un riesgo vital para ellos.

Según el doctor Alex Renner, Director Médico de Novo Nordisk Chile, “las hipoglicemias graves son más comunes de lo que creemos.  Si bien en la mayoría de los casos aparentemente no hay daño, si no se manejan oportunamente, los riesgos de convulsiones, arritmias e infartos y de entrar en estado de coma, pueden significar la muerte para el paciente”.

La hipoglicemia ocurre cuando los niveles de glucosa en sangre caen a niveles mucho más bajos de lo normal. Constituyen una preocupación constante para los pacientes con diabetes tipo 2. El problema es que, a menudo, los afectados no saben reconocer un episodio de hipoglicemia y por tanto no lo informan a su médico tratante.  Esto hace aún más difícil el control de estas situaciones.

Uno de los problemas más importantes es que los pacientes que se inyectan insulina temen que el uso de este producto aumente los episodios de hipoglicemia. Por lo mismo, subutilizan la insulina y se arriesgan a un aumento significativo de desarrollar complicaciones severas asociadas  a la diabetes.

Si a esto sumamos la rigidez característica de los regímenes de quienes se inyectan insulina – siempre tener que aplicarla a la misma hora, indendiente de qué se está haciendo-, hacen que el cumplimiento en los tratamientos sea muchísimo menor.

La ciencia en búsqueda de respuestas

El pasado 15 de septiembre, durante la 50ª reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD por sus siglas en inglés), expertos presentaron el estudio mundial más grande de la historia sobre hipoglicemia que incluyó información sobre 27.000 pacientes.

Los resultados del estudio, titulado “Herramientas para la Valoración de Hipoglucemias”[1] (HAT por sus siglas en inglés), reportaron claramente un aumento en promedio en la incidencia de eventos de todo tipo de hipoglicemias, lo cual sugiere una importante carencia de registro de dichos eventos por parte de los pacientes.

Las tasas de hipoglicemia nocturna y severa también fueron más altas que las reportadas previamente en otros estudios. Estos resultados podrían tener un impacto significativo en la forma en que es manejada la diabetes, con el objetivo de  que las metas de control glicémico puedan ser alcanzadas y se reduzcan así las complicaciones a largo plazo. Los hallazgos también podrían ayudar a los médicos para adaptar el tratamiento a las necesidades individuales del paciente.

Las investigaciones muestran que el temor a la hipoglicemia puede interferir con el logro de un control glicémico óptimo en personas con diabetes que usan insulina. Para los pacientes con diabetes que son tratados con insulina, la hipoglicemia que ocurre durante la noche constituye un miedo mayor, ya que a menudo es impredecible y difícil de detectar.

“Los médicos debemos reeducar a los pacientes con diabetes hasta asegurarnos de que entiendan completamente lo que es un episodio severo de hipoglicemia, mostrarles cómo registrar con precisión la incidencia de estos eventos y, sobre todo, lo necesario que es informar a su médico”, concluyó el doctor Renner.

Nuevas alternativas terapéuticas

La preocupación sobre el control de las hipoglicemias ha impulsado el desarrollo de nuevas y mejores terapias, en especial en el campo de las insulinas, en el que se esperaba con ansias el nacimiento de una nueva generación de estos productos.

Las últimas innovaciones científicas presentan actualmente una insulina que reduce los niveles de glucosa en sangre con un riesgo significativamente menor de sufrir un hipoglicemia nocturna, en relación a los tratamientos con las otras insulinas del mercado.  Se  flexibiliza el horario y rutina en la que el paciente se debe tratar, dándole mayor libertad y adaptabilidad a su vida diaria.

La nueva tecnología en insulinas ofrece, por ejemplo, niveles de azúcar muy estables (sin altos ni bajos significativos) durante un periodo superior a las 42 horas.

El estudio HAT es un estudio no intervencionista, multicéntrico, con retrospectiva de seis meses y prospectivo a un mes de eventos de hipoglucemia, llevado a cabo en 24 países, a través de cuestionarios de autoevaluación y reportes diarios de pacientes (durante 28 días) mayores de 18 años con diabetes tipo 1 o tipo 2 que han utilizado insulina durante más de 12 meses.

Notas Relacionadas

Conéctate

4,941FansMe gusta
1,615SeguidoresSeguir
4,264SeguidoresSeguir
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img