Rector-Gregorio

Mario Alfonso Rojas, nuevo rector Liceo Gregorio Cordovez “es un hermoso desafío volver a las aulas que me formaron”

Le gustan los desafíos y a sus 62 años su vida ha estado en constante cambio. Es por eso que el cargo de nuevo rector del Liceo Gregorio Cordovez para Mario Rojas Rojas le motiva en su vida laboral, más si conoce a esta emblemática institución educativa desde que era un joven que, proveniente del Valle de Elqui, eligió a este liceo como su lugar de estudios.

“Es volver al principio, a la génesis. Es un hermoso desafío volver a las aulas que me formaron. Donde recibí una formación muy sólida, racional, muy consistente con lo que quería ser. El liceo Gregorio Cordovez está viviendo un buen momento, tiene profesores destacados, no tiene evaluaciones básicas ni insuficientes y está clasificado en la agencia de alta calidad con alto nivel de desempeño. Hay una comunidad educativa muy ordenada, responsable y comprometida con su trabajo, tanto en el área profesional que es el principal capital humano como también los  estudiantes, quienes tienen claro su rol en el establecimiento y la importancia de esta etapa en sus propios proyectos de vida”, expresó.

Nacido en la comuna de Paihuano, estudió en una escuela rural de esa localidad para después ingresar como alumno interno en 1970 al actual Liceo Gregorio Cordovez, cursando la enseñanza media. Egresó en  1973, “fue un complicado año, con muchos miedos y muchos silencios. Vimos desaparecer de nuestro liceo a personas que eran un verdadero baluarte de la formación que se recibía en aquellos tiempos. Ese año marcó a la generación a la que pertenezco”.

Después decidió estudiar Pedagogía en Castellano en la Universidad de Chile, sede La Serena, egresando en 1979 para incorporarse prontamente en la vida laboral. Su primer empleo lo hizo en escuela fronteriza de Rivadavia. Allí, se dio cuenta que 15 alumnos de cuarto año básico tenían serias dificultades de aprendizaje, “no sabían leer ni escribir, ni restaban o sumaban bien, por lo que tuve que potenciarlos. En un horario de 10.00 a 12.00 horas les hice reforzamiento y en cuatro meses ya estaban nivelados”, explicó.

En sus primeros años como docente hizo una serie de acciones en pos de su propia vocación, ganándose el cariño de sus alumnos y los apoderados. Episodios que recuerda hasta hoy.

En la década de los ’80 la Secretaría Ministerial de Educación (SECREDUC) le brindó otras opciones de trabajo y eligió a la comuna de Los Vilos para seguir desarrollando su carrera docente. Fue profesor de Castellano en el actual liceo Nicolás Federico Lhose Vargas donde también fue jefe de la unidad técnica pedagógica e inspector general.

POLITICA

La cercanía de Los Vilos con Santiago, le permitieron realizar un Magister en Literatura en la Universidad de Chile.

En 1992 fue electo concejal por la comuna de Los Vilos, cargo en el que estuvo dos períodos consecutivos. Fue elegido con las primeras mayorías y representando al partido Radical. Su labor docente continuó realizándola en el mismo liceo, pero sus acciones en la política le significaron más cercanía con la gente, pues tuvo que responder a las necesidades de la comuna.

En esta época, su cargo en la política le permitió acercar universidades e institutos a Los Vilos y generar una línea técnico profesional en el liceo que permitiera que los jóvenes desarrollaran gastronomía y turismo.

Ya en el 2000 regresó a La Serena, ejerciendo como supervisor en educación pedagógica en la Secreduc y fue en ese período que postuló a la beca Presidente de la República para sacar un Doctorado en Educación en la Universidad de La Serena, en conjunto con la Universidad de Barcelona y la de Alcalá de Henares.

Luego, en la misma Secreduc creó el Centro de Innovación Pedagógica con la idea de trabajar en redes con profesores de lenguaje, ciencias, inglés y matemáticas, además de capacitaciones en gestión directiva. Sin embargo, por falta de recursos el centro no pudo seguir funcionando y tuvo que reintegrarse como supervisor técnico.

Al tiempo, sintió deseos de migrar y buscar nuevos horizontes y tras un concurso público fue jefe del Departamento de Educación de Punitaqui, cargo que ejerció durante cuatro años hasta que “sin pensarlo dos veces” postuló a rector en el liceo Gregorio Cordovez. 

PROYECCIONES

Una de las nuevas tareas  que proyecta en su labor como rector será acercar  a padres y apoderados a la vida liceana, además de “una continua participación como ejercicio democrático del centro de alumnos para que participen en las decisiones en las que ellos sientan que sean un aporte, porque esto más que una institución es una familia liceana en la que todos buscamos el bien común”, manifestó.

Cuando ya se acerca los 200 años del liceo “esperamos que sea una fiesta para la ciudad de La Serena, un reconocimiento de la historia de su liceo que va ligada a la historia de la ciudad, región y país”.

EXCELENCIA

Una buena noticia recibe al rector Mario Rojas en sus primeros días en tal cargo. El liceo Gregorio Cordovez  obtuvo la excelencia académica, distinción que otorga el Ministerio de Educación a colegios y liceos, según ciertos parámetros como el rendimiento académico, la efectividad, fomento de la integración y la igualdad de oportunidades, entre otros.

Según el rector tal calificación permite que “la imagen institucional del establecimiento educacional mejore sin lugar a dudas. Es un salto cualitativo significativo, altamente meritorio y los factores considerados, evidencian el trabajo diario. Por lo tanto, es un orgullo para los profesionales de distintas áreas y funcionarios que aquí trabajan, como también los apoderados porque nos permite seguir teniendo resultados cada vez mejores”, finalizó.

Compartir en .....

One Comment

  1. Gigante persona y Professional. Un lujo.