Juan Rojas- Ing. comercial

La Tormenta Perfecta

Así como se pudo ver en la famosa película dirigida por Petersen el añ0 2000 donde mostraba la fuerza y el gran poder destructivo de dos tormentas que se sumaban al huracán Greace en medio del Atlántico, nos estamos enfrentando y luchando desde el 2019 en Chile a tres grandes fuerzas que han destruido a la sociedad, la política y la economía.

El 18 de octubre del 2019 fue una clara muestra de cómo la sociedad en su conjunto se puede alterar y provocar una enorme ola de consecuencias que es el resultado principalmente de dejar que el crecimiento y el desarrollo económico no se entiendan y el resultado sea cada vez más desigualdad social.

Por otra parte, la llegada de la pandemia que hasta hoy nos acompaña ha sido quizás el huracán que más vidas humanas ha cobrado desde que se tiene registro; un Corona Virus mortal que deja en jaque al mundo y que tiene un gran poder destructivo en todo sentido. Ha afectado la productividad a nivel mundial, dejando una gran cantidad de números a la deriva, cifras altas en el desempleo, baja en el producto interno de los países más desarrollados, aversión al riesgo de la inversión y gran desconfianza en las instituciones. Y Chile no está ajeno a esta realidad.

Esta última fuerza es necesario analizarla ya que, a razón de su comparación con la gran depresión del 29, la caída de la inversión, contracción en el crecimiento Nacional de un 4,3% según cifras del Banco Mundial; hacen que se recienta el consumo a niveles históricos. ¿No es esto acaso una Tormenta Perfecta? Debemos mirar hacia adelante, hacia un futuro que sin duda alguna será diferente, enigmático y confuso, pero hay que mirar con madurez, ser perseverantes y constantes en nuestros principios, generar confianzas para que en los pactos y diálogos se pueda llegar a buen puerto; y ser disciplinados en el contexto de la salud pública que busca los mejores caminos y soluciones humanitarias.

Poner atención en la generación de políticas económicas, que se concentren en el crecimiento económico, pleno empleo, estabilidad de los precios, equilibrio en las cuentas nacionales y por supuesto la distribución de la riqueza. Para todo esto necesitamos de una sociedad disciplinada, respetuosa y con alta sensibilidad social en la búsqueda de garantizar la inversión que es sin duda, el elemento clave para combatir esta Tormenta Perfecta.

Por: Juan Alberto Rojas, académico UCEN Región de Coquimbo

Compartir en .....