noirlab2027a

Buscando los secretos de la Vía Láctea: astrónomos estudian en detalle las partes centrales brillantes de nuestra galaxia

Por primera vez, más de 250 millones de estrellas ubicadas en el núcleo o bulbo galáctico fueron examinadas con luz ultravioleta, óptica e infrarroja cercana, permitiendo a los astrónomos reexaminar preguntas clave sobre la formación y la historia de la Vía Láctea. Utilizando datos ultravioletas y con 450.000 imágenes individuales, el equipo pudo medir la composición química de decenas de miles de estrellas que abarcan una gran área del bulbo. El vasto conjunto de datos se puede explorar con un detalle espectacular en esta imagen. (ver link)

Los misterios de la Vía Láctea se revelan con un detalle espectacular, gracias a los esfuerzos de un equipo de astrónomos que observó 250 millones de estrellas en el corazón de la Vía Láctea, utilizando la Cámara de Energía Oscura (DECam) que se encuentra instalada en el Telescopio Víctor M. Blanco de 4 metros, en Cerro Tololo (CTIO) en Chile, un programa del Observatorio AURA y NOIRLab de NSF. Al detectar la luz ultravioleta de las estrellas en el bulbo conocido como acumulación de estrellas enrojecidas o Red Clump, los astrónomos pudieron analizar la composición química de más de 70.000 estrellas en un área del cielo mil veces más grande que la Luna llena (un área mayor de 20 x 10 grados extendiéndose sobre las constelaciones de Sagitario y Escorpio).

Los datos son alojados y entregados a la comunidad por el Centro de Datos para la Comunidad Científica (CSDC) de NOIRLab, también un programa de Observatorio AURA y NOIRLab de NSF, que manejó las más de 7.000 exposiciones DECam, que comprenden más de 3,5 billones de píxeles. En esta imagen se muestra una composición de color que muestra la mayor parte de estos datos, y se puede explorar en la gran imagen de 50.000 x 25.000 píxeles en esta versión ampliable.

El estudio publicado recientemente demuestra que las estrellas cercanas al centro mismo de la Vía Láctea tienen una composición muy similar, lo que sugiere que se formaron aproximadamente al mismo tiempo. Normalmente, la composición se mide con un espectrógrafo, apuntando a un número relativamente pequeño de estrellas a la vez (aunque el revolucionario instrumento DESI en el Observatorio Nacional de Kitt Peak, un programa del NOIRLab de NSF, pronto podrá hacer miles). Sin embargo, el Blanco DECam Bulge Survey adoptó un enfoque diferente y en su lugar midió con precisión las diferencias de brillo de las estrellas desde las longitudes de onda ultravioleta a infrarroja. Los astrónomos denominan colores fotométricos a estas diferencias de brillo en diferentes longitudes de onda, y pueden revelar la composición de las estrellas cuando el conjunto de datos se calibra con estrellas medidas espectroscópicamente.

El equipo utilizó el campo de visión de tres grados cuadrados de DECam para tomar más de 450.000 imágenes individuales, antes de centrarse en la submuestra de 70.000 estrellas, que es sustancialmente más grande que los estudios espectroscópicos del bulbo galáctico. El trabajo futuro con el conjunto de datos completo de DECam producirá millones de mediciones de composición, un tamaño de muestra más de 200 veces mayor que incluso los estudios espectroscópicos más grandes.

Kathy Vivas, coautora y astrónoma de NOIRLab dijo: “Esta es exactamente la fortaleza de la Cámara de Energía Oscura: realizar este tipo de estudios. Si bien originalmente estaba destinado al estudio del Universo distante para medir su expansión, DECam ha demostrado ser un poderoso instrumento para estudiar también nuestra Vía Láctea”.

Los resultados del estudio están proporcionando información clave sobre la formación del bulbo y un adelanto de lo que vendrá cuando el próximo Observatorio Vera C. Rubin comience a adquirir sus propias imágenes de la Vía Láctea. “Muchas otras galaxias espirales se parecen a la Vía Láctea y tienen protuberancias similares, por lo que si podemos entender cómo la Vía Láctea formó su protuberancia, entonces tendremos una buena idea de cómo lo hicieron las otras galaxias también”, dijo Johnson.

Seguramente estos datos también hubieran fascinado a Víctor M. Blanco y su esposa Betty Blanco, que da nombre al estudio Blanco DECam Bulge Survey. Hace casi 50 años utilizaron el mismo telescopio para explorar, entre otras cosas, el bulto de la Vía Láctea. Medio siglo después, nuestra galaxia tiene muchas sorpresas que ofrecer.

Compartir en .....