Verano

Especialista brinda recomendaciones para que las personas con psoriasis puedan disfrutar el verano

En esta época del año, el calor y el sol invitan a usar ropa más liviana, donde se muestra parte del cuerpo para atenuar las altas temperaturas propias del verano. Sin embargo, para las personas que padecen psoriasis, una enfermedad autoinmune que se expresa en la piel a través de placas con escamas plateadas, pequeñas manchas rojas, lesiones gruesas e inflamadas, esta situación las enfrenta con el dilema de mostrar su piel. 
Asimismo, la psoriasis origina otras enfermedades, como la artritis psoriásica y, a su vez, trae consecuencias a nivel físico, emocional, social y económico.
En Chile, se estima que “entre 2% y 3% de la población la padece”, de acuerdo con el Dr. Fernando Valenzuela, profesor asociado de dermatología de la Universidad de Chile, dermatólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y de la Clínica Las Condes. El especialista explica que hay pacientes con esta enfermedad “que de noviembre a marzo no salen de sus casas. En general, no van a la playa o van cubiertos porque sienten vergüenza de cómo se ven y tienen miedo al rechazo. Por otra parte, los pacientes que se atreven a mostrarse, en algunas oportunidades son discriminados debido a la desinformación en general sobre esta patología”.
Lo que la psoriasis oculta
Como indica el Dr. Valenzuela, “la psoriasis puede poner en peligro la vida de los pacientes debido a que los mediadores inflamatorios que se producen en la piel viajan por el torrente sanguíneo y linfático a todo el cuerpo y, como mucha piel está inflamada, la concentración de estas moléculas inflamatorias es bien alta, llevando a un mal funcionamiento del hígado, el corazón, etc. Es por ello que padecer psoriasis eleva el riesgo de desarrollar otras enfermedades como la presión alta, problemas intestinales, metabólicos y de salud mental y, estas otras condiciones, pueden acortar su vida en 2 ó 3 años”.
El sol es beneficioso, pero con precauciones
El Dr. Valenzuela indica que “para el 90% de los pacientes que padecen psoriasis el sol hace bien. Esto se explica porque la radiación solar, al penetrar en las capas profundas de la piel, hace que las células, que son las encargadas de vigilar en nuestro sistema inmune, pierdan su funcionalidad. Por ello tenemos menos vigilancia inmunológica. Al tener menos vigilantes, se corta el ciclo de la inflamación que genera la psoriasis”.
Sin embargo, el dermatólogo de la Hospital Clínico de la Universidad de Chile y de la Clínica Las Condes, es categórico al aclarar que “si bien el sol tiene un efecto terapéutico en el momento, esto no justifica los riesgos que se pueden presentar a largo plazo por la exposición inadecuada a los rayos del sol como, por ejemplo, el cáncer de piel”.
Por esta razón, entrega estas recomendaciones para que los pacientes con psoriasis puedan exponerse al sol de forma saludable: 
– Debe evitarse la exposición solar entre 10:30 y 16:00 hrs.
– El mar, con su agua salada, ayuda a hidratar un poco más la piel. El agua dulce de los lagos también ayuda. Por otro lado, la piscina tiene desinfectantes que, eventualmente, pueden irritar la piel de cualquier persona con piel sensible.
– Es recomendable ducharse después del baño en la playa o piscina e hidratarse inmediatamente.
– Evitar el roce con respecto a ropa o trajes para usar durante el baño para prevenir que se genere inflamación.
– Continuar con el tratamiento indicado por su dermatólogo.
– Los pacientes con psoriasis generalmente presentan otras enfermedades a su vez. Por ejemplo, medicamentos para mejorar los estados del ánimo, o algunos anti inflamatorios, pueden generar mayor sensibilidad al exponerse al sol. Por ello, siempre es importante consultar con el especialista si alguno de los fármacos genera fotosensibilidad.
– Consultar con su médico qué filtro solar debe usar y cuál es el adecuado para el color de piel y otras características, ya que cada persona requiere un filtro solar individual.
El especialista en dermatología hace un llamado, por un lado, a la población general “a entender que la psoriasis no es contagiosa y que, a medida que más discriminamos a los pacientes ellos se sienten peor y menos ganas tienen de vivir una vida plena. Es muy importante el mensaje a los pacientes, que se muestren y, a los que no tenemos psoriasis, aceptemos y no prejuiciemos”.
Compartir en .....