OSCAR TRIGO-web

Movimiento No + Desempleo: “Dominga es vital para el duro momento ocasionado por el coronavirus”

Como la única respuesta “efectiva y relevante” para lidiar con el alto nivel de desocupación laboral que exhibe la región de Coquimbo, 14,7% durante el trimestre abril-junio, según el INE, el más alto del país, calificaron desde el movimiento No + Desempleo el fallo positivo que entregó el Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta hacia el proyecto minero Dominga, puesto que durante sus primeros dos años de construcción generará 10 mil puestos de trabajo directos, además de otras cuatro mil plazas laborales indirectas.

Para No + Desempleo, Dominga representa una solución de estabilidad laboral durante los próximos 30 años, debido a que además en su operación funcionará con 1.500 trabajos estables, gatillando un sinfín de encadenamientos productivos –turísticos, alimenticios, transportes y servicios, entre otros– adicionales por su envergadura.

“Valoramos y estamos contentos que el Tribunal Ambiental diera el visto bueno a Dominga, y esperamos que las organizaciones contrarias, que se hacen llamar ambientalistas, que no pertenecen a la región, no continúen poniendo obstáculos y recursos legales para dilatar su ejecución”, dice Óscar Trigo, líder del movimiento, quién agrega que en Coquimbo se requiere poner, con urgencia, la puesta en marcha del proyecto, considerando los adversos efectos, para la economía local, el cierre de locales y el deterioro de las actividades productivas, causados por la emergencia sanitaria.

Según datos de la Superintendencia de Pensiones en la región de Coquimbo hay más de $14 mil personas acogidas a la Ley de Protección al Empleo. “Esto demuestra que hay trabajadores y sus familias están pasando por un duro momento. Lo peor que le puede suceder a un trabajador es quedarse sin el sustento para su hogar, no percibir rentas porque se dejan de pagar sus deudas y no continúan asumiendo sus compromisos”.

Trigo detalla que el detrimento económico en las ciudades de La Serena y Coquimbo es evidente, y ha llevado a que las familias deban salir de sus casas porque no tienen dinero para costear dividendos o arriendos, lo que deriva en que esos grupos deban alojarse en casas de familiares o amigos, con el hacinamiento que conlleva. “Eso tampoco es de ayuda para prevenir contagios”, admite.

“Hay filas en las notarías, gente pidiendo cajas de alimentos. Algunos profesionales y técnicos deben salir de la región para buscar un mejor pasar. Es necesario revertir aquello y volver a la normalidad”, precisa.

Por último, datos de la Dirección del Trabajo, que revelan la grave situación laboral actualmente, indican que más de 36 mil cartas de aviso de término de contrato han oficiado los empleadores durante estos meses de pandemia.

Compartir en .....