Yerko Cortés

COVID 19 y nuevos escenarios para las Pymes

Estamos en un período de muchas interrogantes; procesos de vacunación, reactivación, nuevos escenarios digitales, etc. Situaciones que las pymes han debido adoptar casi de golpe para poder subsistir.

Antes de que el coronavirus planteara este escenario, apenas 31% de las empresas en Chile practicaba teletrabajo. Durante la pandemia esta cifra ha alcanzado niveles nunca vistos. Que hoy hablemos de que las oficinas interactúan través de una pantalla, implica retos de toda índole que ciertamente no todas las empresas estaban preparadas en un comienzo para asumir.

Las urgencias próximas también son bastante apremiantes y en la mayoría de los casos no tendremos mucho margen de tiempo para dar las respuestas satisfactorias que quisiéramos. Ya se ha visto que los procesos de vacunación si bien muy efectivos en algunos países, no han llegado con toda la celeridad y capacidad de reacción que se esperaba. Sin contar con las últimas mutaciones, que evidencian que los desafíos en este plano siguen siendo muy complejos.

Los cambios en el comercio, y sobre todo en su versión electrónica, han sido exponenciales a todo nivel. Se estima que hoy en día una persona en Chile visita en promedio seis o siete veces al mes cualquier tipo de Marketplace buscando comprar o consumir artículos de toda índole.

El avance tan vertiginoso del e-commerce se traduce ciertamente en los siguientes factores: Aumento del distanciamiento social, completa adscripción de la tecnología, nivel de capacidad logística y catalizadores interactivos.

El punto es que los hábitos de consumo de las personas (que ya eran difíciles de predecir antes de Covid-19), han regresado de manera muy dispar en los países que sortearon la meseta más importante de la pandemia. Para muestra, basta ver que hoy ya se empieza a hablar de las “nuevas tendencias” emergentes entre los consumidores chilenos.

Partamos en lo que se puede denominar la presencia muy marcada del shock a la lealtad; las personas están atreviéndose y probando productos nuevos, no le temen al cambio. En segundo lugar está el foco en el valor, situamos al valor agregado como concepto céntrico y esperamos que la compra se transforme en una experiencia a toda prueba. El tercer punto es la transformación del canal; hoy todo es en línea, ya estamos apostando a la omnicanalidad, dejando atrás lo relativo al multicanal.

Adicional a ello, también como efecto de la crisis sanitaria, las preferencias se orientan a la búsqueda de lo sano, higiénico y local. Es decir, se privilegian los lugares que garanticen poco contacto de personas y una higiene a toda prueba, como criterios clave en su elección.

Este último punto ya ha permitido que muchos negocios vinculados al turismo y la hotelería puedan ver signos de reactivación y repunte en sus negocios. Los desafíos son enormes y aquí el marketing tiene un rol para aportar el desarrollo y focalización efectiva de nuevos negocios

Por: Yerko Cortés, Ingeniero Comercial, Académico Universidad Central Región Coquimbo

Compartir en .....