Presidente Sebastián Piñera realiza su primer discurso a La Nación

Santiago.- Desde uno de los balcones de La Moneda, la Primera Autoridad del país señaló que vienen tiempos mejores para la Nación y invitó a todos los chilenos a trabajar juntos para salir adelanteante la tragedia que afecta al país. “No sólo vamos a reconstruir nuestro país, sino que lo vamos a mejor”, dijo. Luego de ello se realizará la primera reunión de su gabinete.


Desde uno de los balcones del segundo piso de La Moneda y aclamado por una multitud que lo aguardaba en la Plaza de la Constitución, el Presidente de la República, Sebastián Piñera, se dirigió por primera vez al país desde la sede del Ejecutivo para marcar el rumbo de la nueva administración que en lo inmediato estará centrada en la reconstrucción del país.

Pasada las 21 horas, el Jefe de Estado llegó a La Moneda y recibió los honores de la Guardia de Palacio y luego caminó por la alfombra roja y cruzó por primera vez el patio de Los Cañones con su nueva investidura, acompañado de su esposa, Cecilia Morel, y vitoreado por su gabinete que lo aguardaba en el interior del recinto.

Tras ello, la máxima autoridad del país salió por uno de los balcones que da a la Plaza de la Constitución donde un millar de personas lo esperaba desde temprano para saludarlo y desearle éxito en su nueva gestión.

Al iniciar su intervención, el Presidente de inmediato tuvo palabras para las víctimas del terremoto y junto a ello insistió en conformar un gobierno de unidad para enfrentar la tarea de la reconstrucción. “Hoy, mientras asumía el mando supremo de la Nación, la naturaleza volvió a recordarnos la importancia de la unidad nacional. Chilenos: vivimos un momento histórico y dramático. Histórico, porque este año le abriremos las puertas a nuestro tercer siglo de vida independiente. Y dramático, porque Chile ha sido asolado por una tragedia”, dijo.

Además, destacó los ejemplos de chilenos anónimos que se enfrentaron a la tragedia. “Pienso en esa imagen que recorrió el mundo entero, tomada en Pelluhue. Esa mañana Bruno Sandoval recorría lo que quedaba de su hogar en ruinas. Entre el barro, en medio de la desolación y la muerte, recogió nuestra bandera, rota y embarrada, y la levantó con sus manos para que volviera a flamear al viento, libre y orgullosa. Lo que Bruno no sabía era que, al hacerlo, levantó también el espíritu de todo un país”.

El Presidente también envío una señal de esperanza e indicó que “tengo la certeza de que vamos a superar este momento adverso. De que a pesar del dolor, secaremos nuestras lágrimas y pondremos manos a la obra. Juntos volveremos a ponernos de pie, una y mil veces, para reconstruir lo destruido, levantar Chile y reiniciar nuestra ruta hacia una patria más libre, más grande, más justa y más fraterna”.

En su alocución, el Jefe de Estado hizo un repaso de la historia política de los últimos años y destacó el aporte de todos los sectores para construir nuestra Nación. “Hace 20 años nuestro pueblo recuperó nuestra democracia, y también la sana convivencia entre los chilenos. Y lo hicimos en paz y con tranquilidad, lo logramos con el aporte patriótico de todos, del mundo civil, del mundo militar, de todas las chilenas y chilenos de buena voluntad”, indicó.

Por ello, convocó a “todos los chilenos, a la generación del Bicentenario, a dos grandes y nobles misiones: Primero, a levantar sobre roca, y no sobre arena, lo que el terremoto y el maremoto derrumbaron. Y también, quiero invitarlos a una nueva transición. La transición joven, del futuro, que va mucho más allá de reconstruir viviendas, hospitales y escuelas. La nueva transición apunta a hacer de Chile un país desarrollado, sin pobreza y con verdadera igualdad de oportunidades y progreso para todos sus hijos, cualquiera sea la condición de la cuna que los vea nacer. Para ello, tendremos que levantar el alma de nuestro país”.

Para enfrentar esta tarea, el Mandatario dijo contar con “con un pueblo valiente, esforzado y generoso; por un equipo de Gobierno con excelencia, compromiso y vocación de servicio público y por una familia que me ha acompañado durante toda una vida”.

Y agregó que “pueden estar seguros que, a partir de hoy y durante los próximos cuatros años, pondremos todos los talentos, energías y fuerzas que Dios nos dio al servicio de Chile y los chilenos y de estas enormes tareas y desafíos que tenemos por delante”.

Compartir en .....