Veranadas

Autoridades del agro acompañan a crianceros del Choapa en las Veranadas

El Seremi de Agricultura Juan Francisco García, el Director Nacional del SAG, Aníbal Ariztía y el Director Regional del organismo, Diego Lastarria, se internaron en la cordillera de Salamanca para experimentar en terreno las veranadas.

En medio de la cordillera sur de Cuncumén, ubicada en la provincia del Choapa,  Región de Coquimbo, se esconde una de las realidades ancestrales más sacrificadas de los últimos 100 años. Alejados de la civilización e inmersos en estas enormes montañas cercanas a la frontera con Argentina los crianceros guían a sus animales  arriba de mulas y caballos cruzando ríos y quebradas para  iniciar las veranadas.

En esta realidad el Servicio Agrícola y Ganadero realiza una importante labor de protección del patrimonio fitozoosanitario. Esta gestión tiene como objetivo realizar un chequeo a los animales que vienen desde la cordillera y detectar si existe presencia o ausencia de ciertas enfermedades como, por ejemplo, la fiebre aftosa sobre la cual Chile mantiene la condición de país libre.

Para realizar estos controles, el SAG visita tres veces durante la temporada de verano cada una de las posturas o majadas donde se instalan los crianceros, quienes deben cumplir con ciertos requerimientos.

Jaime Mizón, jefe de la oficina SAG de Choapa Región de Coquimbo explica que  “los crianceros solicitan una autorización de subida al SAG. Nosotros les entregamos una autorización en la oficina o vamos a las localidades para que ellos no tengan que llegar a Illapel, luego fiscalizamos que ellos efectivamente estén en sus posturas; y finalmente, hacemos una barrera de bajada en la cual tomamos muestras de los animales que subieron a la cordillera para detectar la ausencia o presencia de ciertas enfermedades”.

La labor del Servicio Agrícola y Ganadero es fundamental para mantener el control fitozoosanitario, es por eso que trabaja con un equipo multidisciplinario. “Nosotros establecemos ciertas normas, contamos con un grupo de brigadistas integrado por un médico veterinario y un técnico pecuario; quienes van acompañados por expertos arrieros mulares y caballares que tienen la experiencia, pues recorren permanentemente esta cordillera. Además, contamos con un equipo de seguridad para certificar que nuestro personal esté totalmente resguardado en la cordillera” destaca Diego Lastarria, Director Regional del SAG Coquimbo.

La realidad de la Cordillera

En compañía de arrieros, el Director Nacional del SAG, Aníbal Ariztía, el Seremi de Agricultura Juan Francisco García y el Director Regional del SAG, Diego Lastarria supervisaron atentamente las labores de fiscalización.

Aníbal Ariztía, Director Nacional del SAG destacó el sacrificio de los crianceros, señalando que impresiona por lo artesano que es y por lo duro de las condiciones que deben soportar. Tenemos ahora  una temperatura cercana a los 0 grados e incluso hay días que les tocó granizos. Realmente una vida muy sacrificada la de esta gente”.

Por su parte, Juan Francisco García, Seremi de Agricultura dela Regiónde Coquimbo asegura  que “nuestro desafío hoy es trabajar con los crianceros para establecer alianzas con los sectores productivos, como las agencias de turismos, municipalidades, gobernaciones apoyando con permisos para poder subir a la cordillera y así elaborar un programa de turismo rural enfocado en las veranadas de la región”.

Oriel Ibacache,  Criancero  de 57 años, cuenta que el viaje es largo, “me demoro 9 días cuando viene el ganado bueno, hasta 11 me he demorado y ha sido un rubro de toda la vida. Llevo de ser cordillerano 39 años”.

Los campos de pastoreo cordillerano son fuente de alimento sólo en los meses diciembre –abril y esta temporada el SAG registra la subida de más de 80 mil animales, principalmente caprinos.

Compartir en .....