Caso-QuebradaMacul

Ovnis en Chile: Hoy se cumplen 42 años de la increíble abducción en la Quebrada de Macul

Aproximadamente a las 17:30 horas del 23 de septiembre de 1978, Alejandro Hernández y su hijo Robinson, viajaban en su vehículo por la Quebrada de Macul en Santiago (Chile). De pronto unas luces de comportamiento extraño llamaron su atención, en cuestión de segundos, el vehículo y sus dos ocupantes levitaban hacia lo que ellos posteriormente aseguraron que se trataba de una máquina de origen desconocido.

En una entrevista realizada por el programa “Mucho Gusto” de Mega, el mismo Alejandro Hernánez, hoy fallecido, describe el comportamiento de las luces. “Mi hijo me dice…mira papá…por el parabrisa…qué es eso…una figura en el aire que despedía luces amarillas y rojizas  y zigzagueaba… estaba sobre nosotros y veo que el auto se empieza a distanciar del suelo…yo no creía en esta cosas”, dijo.

En el libro “Sólo para tus ojos”, de Juan José Benítez, se pueden conocer otros detalles de la experiencia. “Entonces comprobamos cómo una extraña máquina se había situado sobre el auto…En la parte  de abajo se abrió una compuerta y el coche empezó a vibrar…Y vimos como el vehículo era aspirado hacia el ovni…”.

Más adelante en el texto se narra lo que habrían experimentado dentro de la nave. “Y Fuimos a parar al interior del objeto…Y nos vimos rodeados por como cinco o seis bultos, de 1.80 metros de altura, y con apariencia humana”.

Uno de ellos ordenó al niño que saliera…tenía una voz metálica….”me dijeron que venían “de lo alto”. Después me revelaron otros asuntos”, dijo el empresario.

Rodrigo Fuenzalida, director de la Agrupación de Investigaciones Ovniológicas de Chile (AION) tuvo la oportunidad de hablar con Robinson, protagonista de la historia. “Es uno de los casos más sorprendentes que ha habido de secuestro en Chile…el caso a mi entender se sostiene por varios elementos. Yo tuve la oportunidad de conocer a Robinsón hace muchos años, pude entrevistarlo y conservaba su discurso de la experiencia de aquel entonces. Años después me encontré con uno de los testigos y que era un niño…vio el descenso del automóvil…estaba junto con dos primos y dos tíos cuando vieron descender el auto. Me contó que se acercaron al vehículo y Alejandro junto con Robinson estaban estaban con el asiento reclinado, con los ojos cerrados y habia una fosforecencia de color verde que cubría los dos cuerpos. Luego esta fosforescencia comienza a desaparecer”, contó el investigador.

INVESTIGACIÓN

El médico psiquiatra Mario Dussuel, investigó el suceso, y a 42 años de su ocurrencia, también asegura que se trata de uno de los sucesos más extraordinarios ocurridos en Chile.

Yo investigué el caso como el siquiatra Alejandro Acenjo, y hablamos con los testigos, que era Robinson, que era era el hijo con el que tuvo la experiencia Alejandro Hernández, y lo interesante es que el fue elevado en la Quebrada de Macul con su hijo, y había seis testigos. Cuando fue devuelto, el mensaje que le habían dado era que el Papa, que había sido recién elegido, iba a morir en los próximos días y ello ocurrió a los 33 días. Osea se cumplió lo que le dijeron. Por eso fue que nosotros lo investigamos”, contó.

El especialista y asesor del Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos (CEFAA), aseguró que Hernandez nunca fue sometido a hipnosis regresiva, sin embargo, siempre recordó todos los detalles de su experiencia.

OTRO SUCESO

Horas antes de esta experiencia, a las 03:00 de la madrugada aproximadamente de ese 23 de septiembre, sucedió otro suceso que involucra a un automóvil y sus ocupantes. Ocurre en Argentina mientras se desarrollaba el Rally “La Vuelta a Sudamérica del Sur”, competencia que duró 39 días.

Los protagonistas son dos pilotos chilenos. Carlos Acevedo y Miguel Angel Moya, competían en un Citroen GS, y aseguran haber sido abducidos por un OVNI, cerca de la localidad de Viedma. De acuerdo a su relato, una potente luz amarillenta los levantó del suelo unos metros. Cuando se apagó la luz, ya estaban en el suelo y el motor de su vehículo estaba apagado. Se habían quedado sin combustible. Habían recorrido 127 kilómetros. Pero esta historia será parte de una nueva nota que publicaremos dentro de unas horas.

Compartir en .....