Lactancia1

Calma, la lactancia no es perfecta: Especialistas entregan consejos para vivirla sanamente

La llegada de un bebé al mundo cambia completamente la vida de una mujer y si bien la maternidad es una experiencia única y maravillosa, lo cierto es que nuestra sociedad ha romantizado esta etapa y también la lactancia materna. Ambos procesos están llenos de desafíos, no son tan innatos como parecen y requieren de un gran esfuerzo de la madre. Por eso, resulta importante normalizar los problemas que pueden surgir en ellos, abrirse a la frustración, no compararse con otras personas, consultar a un especialista si presenta dolor, apoyarse en los seres queridos y tomarlo con calma, viviendo un día a la vez.

Bien sabe de esto Nayibh Velásquez, una joven de 27 años que ha recorrido un intenso camino junto a su hija Aurora, pequeña que nació antes de tiempo, sólo con 33 semanas de gestación, y por el mismo motivo, presentó varias dificultades para ser amamantada.

“Al principio, no podía amamantar directamente porque era muy prematura y bajó mucho de peso, pero el equipo de la UCIN y de la Clínica de Lactancia me ayudaron demasiado. Comenzamos con lactancia mixta, con fórmula y yo me extraía leche en el lactario para darle, también con sonda al pecho, con cuchara, con jeringa, fue difícil y agotador porque después en casa tuvimos que ejecutar todo lo aprendido, pero no fue imposible y finalmente, logramos mantener lactancia exclusiva”, relató Nayibh.

Hoy, Aurora es una sana bebé de 3 meses, que crece fuerte pesando 4 kilos y disfruta de los grandes beneficios que tiene la lactancia materna. “Subió mucho de peso, creció bastante, mide 58 centímetros y nació con casi 42. También cambió en su forma de ser porque la lactancia nos brinda confianza y apego, así que la he visto muy satisfecha, se duerme al pecho, disfruta ese momento y yo también, nos ha hecho muy bien. Yo me he sentido plena porque tengo la libertad de brindarle alimento en cualquier momento que ella lo necesite. Es rico y agradable”, expresó la madre.

Lactancia2

La lactancia es una vivencia inigualable, hermosa, pero no sencilla. Desde su experiencia, Nayibh manifestó que “en un comienzo, no es fácil y eso hay que tenerlo claro, la maternidad en sí es difícil y muy agotadora pero lo que te entrega en positivo no se compara, es mil veces más grande, ver la sonrisa de tu hijo o hija te llena el alma. Hay que ir intentando la lactancia de a poco, con mucha paciencia y se puede. Pero igualmente, si lo intentaste todo y no se pudo, hay que darse otra oportunidad porque hay más alternativas y buscar apoyo”.

Y ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES PROBLEMAS A LA HORA DE AMAMANTAR?

María José Jara, matrona encargada de la Clínica de Lactancia del Hospital de La Serena, explicó que uno de los más frecuentes es el acople. “Esta es una dificultad en la posición y en la forma que la boca del bebé agarra la mama.  Las mujeres habitualmente toman sus mamas en forma de tijeras o colocan sólo el pezón dentro de la boca del bebé y ahí se genera dolor, grietas y un acople superficial, entonces como consecuencia, hay una disminución importante en el peso del hijo porque la transferencia es inadecuada”, sostuvo.

Para solucionarlo es fundamentar contar con el apoyo de una matrona, un especialista en lactancia o incluso, en una persona cercana que haya tenido una experiencia satisfactoria para lograr una buena posición y toma adecuada. La idea es tomar la mama en forma de C y que todo el pezón y la mayor cantidad de areola queden en la base de la lengua, con los labios, nariz y mentón mirando hacia la mama – pegados a ella – y que la oreja, hombro y cadera del niño o niña estén en la misma línea.

Otra de las problemáticas es el denominado frenillo sublingual que presentan algunos bebés y pese a que esta es poco conocida y común, puede llegar a ser muy perjudicial para lograr una buena lactancia materna, ya que esta condición limita los movimientos de la lengua y genera una succión muy inadecuada, mal acople y gran dolor en la madre.

“Es muy importante contar con un profesional que pueda diagnosticarlo a tiempo porque muchas veces las mamás se cuestionan que está haciendo algo mal y es tan simple como que un especialista, ojalá un fonoaudiólogo, lo detecte y derive para que se haga una pequeña cirugía o terapia con ejercicios. Si yo veo que tengo buen acople pero persisten los problemas, tengo que pedir que me evalúe un experto en lactancia y que revise la boca de mi hijo”, precisó la matrona.

La prematurez es otro gran desafío para la lactancia materna, debido a que según detalló Jara, “los pequeños nacen tan inmaduros que no alcanzan a desarrollar los reflejos y los procesos que se logran dentro de la guatita de la mamá. Entonces, hay que lograr que el bebé los desarrolle pero fuera y eso es un trabajo que lleva tiempo. En nuestra UCIN la fonoaudióloga y el equipo se encarga de ello, para ir caminando de a poco hacia una lactancia ojalá exclusiva o al pecho. Es muy importante contar con la asesoría y el personal experto adecuado”.

Otros problemas también se generan por razones culturales, altas expectativas y tabúes que aún existen en nuestra sociedad actual. Además, existen numerosos mitos que se tejen en torno a la lactancia materna y que afectan enormemente el proceso. Algunas de las falsas creencias son por ejemplo, que hay algunas mujeres cuya leche no alimenta, pensar que existe “leche delgada”, que después de algunos meses la leche materna ya no sirve, no consumir ciertos alimentos porque ellos podrían afectar al pequeño lactante o relacionar el consumo de agua con la producción de leche.

Al respecto, María José aclaró que “la leche materna está hecha para alimentar y no existe ninguna mala, eso es completamente falso. Es lo más idóneo para nuestros bebés en todas las edades porque siempre aporta. La madre debe amamantar hasta que ella quiera hacerlo, ojalá fuera hasta los 2 años, pero es una decisión personal. Por otro lado, los cólicos en el periodo de lactancia son completamente normales y no tienen nada que ver con lo que coma la mamá, ella debe tener una buena nutrición pero no dejar de consumir alimentos. El consumo de agua tampoco tiene que ver, lo principal es la estimulación, succión y que la mamá esté lo más relajada posible”.

LA LACTANCIA NO DEBE DOLER:

El doctor Fernando Carvajal, Jefe de la Unidad de Paciente Crítico Neonatal del Hospital de La Serena y especialista en la materia, destacó que la lactancia es un proceso natural que no debería doler. “Lamentablemente, está el mito de que implica dolor y esto hay que combatirlo porque debiera resultarle agradable a la madre, por lo tanto, si es que está doliendo, no es algo natural, sino que hay algo que está fallando en la técnica. El dolor es el gran causante de que muchas veces las madres abandonen la lactancia porque les resulta insoportable”.

Asimismo, el especialista precisó que en tiempos de pandemia, otro de los problemas ha sido “el miedo de poder contagiar al hijo y en ese sentido, es importante señalar que está claramente demostrado que aún las madres que están enfermas en fase activa con Coronavirus, pueden amantar con precauciones básicas, como el uso de la mascarilla y el lavado de manos. La lactancia genera anticuerpos que pueden proteger al niño para que no se enferme o si se contagia, no pueda no hacer una enfermedad grave”.

LOS GRANDES BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA:

El denominado “oro blanco” tiene múltiples beneficios a corto y largo plazo, tanto para los bebés como para su madres. “Con la leche materna, el recién nacido adquiere una serie de anticuerpos que son esenciales para las defensas y nutrientes claves tanto para su crecimiento como para su desarrollo cerebral y oftalmológico. Se ha visto que los niños que han tomado pecho tienen mejor defensas contra las enfermedades, mayor capacidad intelectual y disminuye la frecuencia de patologías respiratorias, alergias e incluso, cáncer”, informó el doctor Carvajal.

Por otra parte, el neonatólogo señaló que para “a las madres les ayuda a recuperar su peso después del embarazo, disminuye las hemorragias, les produce una gran satisfacción personal el poder lograr este proceso y también genera un beneficio económico el no tener que gastar dinero en sucedáneos, que son bastante caros en general”.

Pese a esto, según ha indicado la Alianza Mundial para la Acción de Lactancia Materna, las tasas mundiales de lactancia siguen siendo bajas en el mundo, ya que sólo el 43% de los niños y niñas inician este proceso durante la primera hora de su nacimiento y el 41% de los lactantes menores de 6 meses son amamantados de manera exclusiva. Por ello, este año a nivel internacional se busca proteger esta experiencia, tomándola como un compromiso de todas y todos.

¿QUÉ HACER SI TENGO DIFICULATES EN MI PROCESO DE LACTANCIA?

Informarse es clave, ya sea antes o después del parto. Si usted tiene dudas y presenta problemas para dar leche a su bebé, puede acudir a su centro de salud más cercano o a la Clínica de la Lactancia del Hospital de La Serena – si su hijo nació en el recinto asistencial – para contar con ayuda profesional por parte de especialistas. Para ello, pueden escribir al WhatsApp +56961272330, señalando su problema, pidiendo su hora de lunes a viernes – de 8:00 a 17:00 horas – y luego, asistir ingresando por calle Balmaceda.

“Si yo hice mucho esfuerzo, me informé, me ayudé con profesionales y no lo logré, lo importante es no frustrarse porque yo creo que las madres tienen estándares muy altos de lo que debieran hacer. Si no se puede, tranquilas, siéntanse orgullosas de todo lo que intentaron y se pueden buscar otras alternativas como lactancia mixta, lo importante es que se preocupen de su bienestar como mujeres y de que su bebé crezca sano y fuerte”, afirmó la matrona María José Jara.

LACTANCIA MATERNA EN EL HOSPITAL DE LA SERENA:

Desde hace ya varios años, los equipos multidisciplinarios de la Clínica de Lactancia y de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) del Hospital de La Serena han realizado numerosos esfuerzos para promover esta práctica, acompañar integralmente a las familias y lograr que las madres que ingresan al recinto amamanten a sus bebés. Sin ir más lejos, la UCIN fue pionera a nivel nacional en utilizar gotitas de calostro en las primeras horas de vida de prematuros extremos para fortalecer inmediatamente su sistema inmunológico y la Clínica de Lactancia del recinto asistencial serenense se creó en 2018, siendo la primera en su tipo en toda la Región de Coquimbo, con el objetivo de orientar y ayudar a resolver los problemas que presentan las mujeres que dan a luz en el establecimiento.

Compartir en .....