Andrés de Alcazar

Programadores, los protagonistas de hoy y del futuro

No es novedad que con la pandemia y el confinamiento las personas, empresas e instituciones en general tuvieron que volcarse al mundo digital, siendo muchas de estas migraciones de manera forzosa, sin planificación ni especialización. De este modo, se presentaron una serie de nuevos desafíos tecnológicos para las organizaciones, donde el programador tomó un rol fundamental en el proceso de adaptación a esta nueva realidad.

Justamente, el 13 de septiembre se celebra el Día del Programador, y es conveniente explicar la relevancia de estos profesionales. Actualmente, un programador puede desempeñarse prácticamente en un sinfín de ámbitos y campos. Entre sus funciones están el desarrollo de software, la construcción de soluciones y el diseño de programas y aplicaciones que permitirán optimizar tareas en un computador, automatizando tareas rutinarias, facilitando a los usuarios sus labores y preocupándose de que estos desarrollos sean seguros. ¿Y qué tipo empresa necesita de estos desarrollos? Bueno, la respuesta es todas.

Desde vender productos en un sitio web confiable, administrar con eficiencia las horas de atención de una consulta médica, compartir los informes de notas y conducta de los alumnos, permitir que los usuarios califiquen un servicio hasta mantener la seguridad de las plataformas digitales, solo por nombrar algunas acciones. Son todos procedimientos posibles gracias al trabajo y supervisión de un programador.

Y en la medida que la sociedad y la tecnología avancen, esta profesión seguirá creciendo. Así lo muestran estudios realizados por LinkedIn, que señalan que la programación se encuentra entre los diez trabajos más demandados en Latinoamérica. En esa misma línea, Laborum reportó hace unos meses que en Chile existían más de 8 mil ofertas laborales que buscan reclutar programadores, siendo el cargo más requerido el de analista programador, seguido de expertos en Java y desarrolladores de software.

Los programadores llegaron para perfeccionar y simplificar nuestro diario vivir, con su talento, paciencia, creatividad, pensamiento analítico y lógico. El futuro está en sus manos, pues gracias a su constante búsqueda de soluciones y mejora continua, se han convertido en los protagonistas de la tecnología y, por qué no decirlo, de la sociedad actual.

Es fundamental que estas competencias se incluyan desde el nivel escolar, con el fin de desarrollar un pensamiento lógico en los estudiantes, prepararlos para enfrentar la transformación digital y un mundo mucho más digitalizados, motivarlos a continuar estudiando en estás áreas o aplicarlas en las que ellos decidan desempeñarse.

Por Andrés Del Alcazar, Subdirector Escuela de Construcción e Ingeniería de AIEP.

Compartir en .....

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.